ochenta y seis.

468 39 4

Y así fue, metafórico tú.

Esa fue nuestra conversación.

La conversación que no recuerdas.

La conversación que me hubiera gustado que tuviésemos sobrios.

Me permití ilusionarme.

Me ilusioné contigo.

Me ilusioné con el lunes.

Me ilusioné con la conversación que imaginé que tendríamos ese día.

Y ese es el problema, cuando te ilusionas mucho; las desilusiones son grandes.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!