ochenta y cuatro.

512 42 9

«+Entonces estás peor de lo que pensaba, creo que es invertido el asunto.

  - ¿Tú no mereciéndolo?

  + Exacto.

  - Creí que el ebrio era yo.

  +¿A qué te refieres?

  - A que se supone que él debería de esforzarse para estar contigo.

Él debería tratar de ser mejor, para relacionarse contigo.

Debería, tal vez, subir sus notas para estar a tu altura.

Debería dejar sus vicios, sus traumas y miedos.

Debería romper todas sus reglas por ti.

Debería querer cantarte canciones, sólo porque te gusta que lo hagan.

Debería pelear por ti.

Debería tomar tu mano en las películas de miedo, no importa cuánto aprietes.

Debería ayudarte cuando lo necesitas.

Debería juguetear contigo como niños, sólo porque a ti te gusta hacerlo.

Debería dejarte mensajes tontos en distintos lados, sólo para ver tu sonrisa cuando los encuentras.

Debería, ya sabes, intentarlo todo, sin terminar siéndo un idiota como yo»

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!