siete.

740 51 0

Hoy noté que soy un poco masoquista cuando se trata de ti.
Y sé que no te importa, metafórico tu, pero hoy encontré tu muñequera.
Así es, esa muñequera.
¿Recuerdas cuando me la obsequiaste?
No sabías que decir, estabas nervioso.
Yo no entendía por qué, tu siempre regalabas tus pulseras.
En ese tiempo ya éramos amigos.
Ya hablábamos aún fuera de la hora de inglés.
Y me encantaba.
Me gustaba que otros profesores también nos sentaran juntos, por recomendación de tus progresos en inglés.
Hablámos de todo ¿recuerdas?
Bueno, de casi todo en realidad.
Se convirtió en todo cuando me diste tu muñequera.
No era una fecha especial, y era tu muñequera favorita.
Tu novia te la había pedido miles de veces.
Jamás se la prestabas a nadie.
No dejabas ni que te la quitaran.
Yo no entendía por qué.
Luego entendí.
Me la diste, pero dijiste que venía con una explicación.
Te sonreí y te contesté que tu novia me mataría.
Yo le caía mal.
A mi me caía peor.
Me respondiste que tu novia ya sabía parte de la historia.
Yo me preocupé.
Siempre me preocupabas.
Aún me preocupas.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!