veintiocho.

493 42 0

Y todo se juntó.
Corazón roto, pérdida de un amigo y mi primer reprobado.
Noté tu exclamación a mi lado cuando oíste mi nombre.
No reaccionaste cuando te nombró a ti, pero de algún modo parecías sorprendido de que mi nombre estuviera en esa lista.
Yo también lo estaba, metafórico tú.
La clase terminó.
Todos salieron al receso.
Yo sólo esperé a estar sola y enterré mu cara en mis manos.
Y lloré.
No era tan grave, lo sé, pero de algun modo todo me salía mal.
Estaba frustrada.
Y sentí una mano en mi espalda.
Eras tú.
«Me hubiese gustado no tener razón»

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!