setenta y siete.

431 33 0

Íbamos a tener otra discusión fuerte.

Y de repente, los cinco meses que pasamos sin hablar rondaban en mi cabeza.

Había pasado toda la noche pensando en qué te diría.
Estaba enojada.
Estaba asustada.

Mi cabeza era un mar de pensamientos e ilusiones.

"Los únicos que creen eso son ustedes"

Al parecer, tenía razón.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!