veintiuno.

528 45 6

Se dio vuelta y comenzó a alejarse.

"Tranquilo ¿eres mi padre?" solté.

Y seguimos riendo.

Luego paramos de reír.

Dijiste: Supongo que tengo que ir tras ella y decirle que nos reíamos de la situación, no de ella.

Yo asentí.

Pero no quería.

La idea de que te fueras de mi lado no me gustaba.

La idea de que te fueras de mi lado para suplicarle que te perdonase era fatal.

Y entonces, como nunca en mi vida, el universo estuvo de mi lado y sonó la campana.

Teníamos que volver a clases.

Y no a cualquier clase ¿recuerdas qué clase era?

Sí, metafórico tú, era inglés.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!