ochenta y ocho.

510 44 2

Y entonces, metafórico tú, dijiste esto, como si fuera una broma:

«Gato, te presento a mi novia. Pero supongo que tu la conoces como "mejor amiga"»

Y sí, claro que lo hacía.

Ella era mi mejor amiga desde que llegué a esa escuela, hacía ya tres años.

Ella era con quién yo hablaba sobre ti.

Ella era a quien le tenía confianza.

Ella era mi amiga.

Mi mejor amiga.

Mi "compañera de problemas"

La que luego me arrebató todo lo que tenía.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!