noventa y cinco.

400 32 2

En esas semanas no hablé con ella.

De hecho, hablé muy poco contigo.

Tu no parecías notarlo.

Tal vez no quisiste.

Nos estábamos distanciando.

Ella de repente, me había quitado a mis mejores amigos.

Y al chico que me gustaba.
El dolor no cesaba.

Y ella vino a buscarme.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!