ochenta.

519 36 4

No preguntaré si recuerdas aquella llamada. 

No lo haces, estoy segura. 

Y la cosa es, metafórico tú, que ni siquiera la recordabas el lunes siguiente. 

Me hubiera gustado que la recordaras. 

Hubiera amado que lo hicieras.

Pero no lo hiciste. 

Entonces, déjame contarte qué fue lo que dijiste. 

Déjame contarte la conversación más importante que tuvimos, y que ni siquiera recuerdas. 

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!