treinta y nueve.

453 34 0

¿Recuerdas aquella fiesta?

Seguramente no, pero ahí me presentarías a tu amigo, metafórico tú.

Es irónico, pero ambos llegamos temprano a la fiesta.

Demasiado temprano.

Sólo estábamos tres: tú, uno de nuestros compañeros y yo.

No hablamos mucho.

De hecho, no hablamos casi nada.

Y la gente fue llegando.

«Me molesta que todas las chicas usen pantalón en estas fiestas»

Es verdad, la mayoría llevaba pantalón.

Hacía frío.

Mucho frío.

Yo llevaba vestido.

Y al parecer no lo habías notado, porque luego de tu comentario me miraste.

Cometí la estupidez de sentirme orgullosa de lo que llevaba puesto.

Y lo estaba, hasta que comenzó a hacer más frío.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!