dieciocho.

523 39 0

Tu habías dicho que tu novia sabía una parte del asunto.

Yo recién notaba cuál era la parte de la que hablabas.

Ella sabía qué era esa muñequera.

Ella sabía que cubrías tus cortes con eso.

Me enfurecí más.

Vencí mi timidéz y condescendencia de siempre y le dije:

Si tanto te molesta que yo tenga su muñequera, deberías decirle a él. Yo no te rindo cuentas a ti, mucho menos de los regalos o promesas que me hace un amigo. Debes de prestar atención a otras cosas que hace tu novio y dejar de ser egoísta.

Y me fui, inentando hacer mi salida dramática.

Miré atrás.

Ella se encaminaba hacia el aula donde estabas tu.

Estaba asustada, metafórico tu.

Asustada de que tu le hicieras caso y me quitaras tu muñequera, junto con tu amistad.

No quería ser tu amiga, pero era mejor que nada.

Y tu eras un buen amigo.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!