dieciseis.

505 41 0

Ella era de la otra división.

La más bonita de ambos cursos.

Tu no te quedabas atrás.

Eran la típica pareja de populares.

Ella vino hasta mi en el receso.

Yo casualmente estaba sola, no había querido acompañar a mis amigas a comprar.

Vale, sí, estaba muy ocupada pensando en ti.

Como siempre que me quedo sola.

Como ahora.

Ella llegó a mi lado, hecha una furia.

Preguntó si era tu pulsera.

No hice algo muy coherente, pues le contesté que era tu mu-ñe-que-ra, pues era mucho más ancha que una simple pulsera.

¿De verdad estába haciéndome la inteligente con tu novia?

Ella bufó.

"Si es de mi novio, dámela", contestó al cabo de unos segundos.

Me la quité, la tenía entre las manos.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!