cuarenta y tres.

431 35 0

«¿Bailamos?»

Siempre bailaste jodidamente bien.

¿Aún lo haces?

Me disculpé con el chico y te seguí a la pista.

Ni bien llegamos, dijiste:

«Ya, te lo quité de encima, agradeceme luego»

¿Qué?

Intenté explicarte que yo estaba bien con el chico, que él era gracioso y demás; pero ya te habías volteado y bailabas con alguien más.

Me enfurecí.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!