noventa y cuatro.

460 36 5

Y el día pasó.

Y las semanas pasaron.

Como si nada.

Como si todo.

Y el dolor aumentaba, cada vez que la nombrabas.

Cada vez que reías con ella.

Cada vez que jugabas con ella.

Cada vez que le cantabas canciones.

Cada vez que le hacías cosquillas.

Cada vez que le dejabas mensajes de amor en sus cuadernos.

Cada vez que le hacías una escena de celos.

Cada vez que discutías como niños con ella.

Cada vez que sentía que me olvidabas más.

Cada vez que que hacías con ella, lo que antes solías hacer conmigo.  O peor aún, cada vez que hacías con ella lo que no hiciste conmigo.

Cada vez que la besabas.

Cada vez que entrelazabas su mano con la tuya.

Cada vez que... cada vez que los veía juntos, metafórico tú.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!