ciento dos.

433 40 0

Desperté en el hospital, todo pasó sin complicaciones.

Tu estabas ahí.

En el pasillo, en realidad.

Sólo permitían parientes dentro.

Algunos compañeros te acompañaban.

Entraron todos juntos.

Todos me regañaron por no decirles.

Les pedí que me dejaran sola.
No quería verte.

Y al parecer, tú tampoco.

Al menos no así.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!