cuarenta y dos.

429 33 0

«¿Aburrida, linda

«Linda, nada. Aburrida, sí»

Tendió su mano y se presentó.

Le imité.

Comenzó a hacerme inocentes preguntas sobre dónde estudiaba, edad, etc.

No me sentía incómoda, para nada.

Y entonces, llegaste.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!