noventa y seis.

400 28 0

Ella vino a mi casa.

Seguramente nunca te lo dijo, metafórico tú.

Supongo que para ti hay muchos huecos en nuestra historia.

Nuestra historia, que ya no era nuestra.

En fin, esto ocurrió:

Yo estaba sola.

Abrí la puerta.

La miré.

Cerré la puerta.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!