noventa y tres.

484 42 7

Mi mundo se hizo añicos ahí mismo.

Dolía como miles de puñaladas.
Dadas en la espalda.

Y tal vez no hubiera dolido tanto, de no haber tenido que fingir.

Fingir una sonrisa.

Fingir una felicitación.

Fingir olvido.

Fingir.

Yo no soy de las que fingen metafórico tú, eso ya lo sabes.

Pero en ese momento lo hice.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!