sesenta y siete.

462 32 0

«¿Lo que es tuyo

Ahora estábamos casi gritando.

Todo el mundo hacía ruido en ésta clase, pero de algún modo sólo podía oirnos a nosotros discutir.

«Sí, lo que es mío»

«¿Y qué es tuyo?»

Y antes de que pudieras decir una sílaba, estábamos en el despacho del director.

"Gritar en clase y dañar propiedad del colegio"

Sería un castigo leve, por ser mi primer castigo.

A ti te faltaba sólo un castigo para que te expulsaran.

Tomé toda la culpa.

Nos dejaron ir con una advertencia.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!