sesenta y cuatro.

454 33 2

Te estaba mirando a ti.

Y no fue hasta que nuestros ojos se encontraron, que yo aparté rápidamente la mirada.

Me concentré en tu amigo.

Él llevaba una gorra.

Siempre llevaba una.

Y yo traté de sacársela.

Me esquivó varias veces hasta que me rendí.

Él era bastante más alto que yo.

Era imposible.

¿O no?

Y le hice cosquillas.

Me puse su gorra, triunfante.

Entonces él también trató de quitarme algo.
Tu muñequera.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!