setenta y uno.

470 34 0

Es gracioso, pero hoy me encontré en la calle con él.

Sí, metafórico tú, las casualidades existen.

Me saludó tranquilamente.

Con la misma tranquilidad que tuvo ese día.
¿Lo recuerdas?

Tu llegaste furioso hacia donde estaba él.

Dos de tus amigos tenían sus manos en tus hombros.

Por si acaso.

Yo me puse en medio de los dos.

Tomé su mano y le dije que nos fuéramos.

Me siguió.

No sin antes escupirte esas palabras.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!