cincuenta y uno.

456 37 0

«Que bueno que se lleven bien» pero no tenías cara de que en verdad quisiste decir eso.
Adorablemente insoportable.

Tu amigo pidió mi número.

Te sorprendió.

Y se lo di.

Te sorprendió más.

A mi también me sorprendió.

Y es que el punto era, metafórico tú, que esa noche noté cosas importantes.

1-A ti coqueteando con varias chicas altas y delgadas, haciéndole honor a tu reputación de rompe-corazones.

2-Yo no era una chica alta, delgada y tampoco sabía como coquetear.

3-Tu celos eran de hermano mayor cuidando a su hermanita.

4-No tenía oportunidad contigo.

5-Tendría que olvidarte de ese modo.

6-Tu amigo de verdad me agradaba.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!