treinta y dos.

465 40 0

Mis ilusiones crecían.

Los rumores sobre nosotros, también.

Se difundieron rápido, como un virus que afectó a toda la escuela.

Los docentes también se enteraron.

Algunos profesores creyeron que éramos tiernos, y nos pusieron juntos.

Otros pensaban que nos distraíamos, y nos alejaron.

La cosa es, metafórico tú, que no existía un 'nosotros'.

Al menos no el tipo de 'nosotros' que ellos creían.

Pero estaba bien.

Estábamos bien así.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!