diez.

591 49 0

Tu debías haberlo estado, de seguro.
Yo también habría estado nerviosa en tu lugar.
Apenas me senté me pasate tu muñequera. Dijiste que la habías lavado y también le habías puesto tu perfume.
Amaba tu perfume ¿recuerdas?
Bueno, en ese momento lo recordabas.
Seguió un momento de silencio.
Tomaste aire unos segundos, y soltaste todo.
"Vi que mi novia tenía unas cortadas en su muñeca hace unos meses.
Le pregunté por qué lo había hecho.
Dijo que tenía que descargar, y que era lo único que le funcionaba"
Así empezaste.
No estaba exactamente fascinada hablando de tu novia.
Venía algo peor.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!