nueve.

603 46 0

Quedamos en hablar dónde siempre ¿recuerdas?
Siempre llegábamos veinte minutos antes a clases.
La esquina más alejada de nuestros asientos, era nuestro lugar.
Ese día ambos llegamos más temprano que lo de costumbre.
Aún no amanecía.
Ni siquiera habían abierto la puerta del colegio.
Yo llegué desde mi esquina de la cuadra.
Tu llegaste desde la tuya.
Exactamente la esquina contraria.
Llegamos a las escaleras.
Puertas cerradas.
Nos miramos durante unos segundos ¿recuerdas?
Hasta que me dedicaste una sorisa de lado.
Apenas la hiciste pude ver que era falsa..
No tenías ganas de sonreír, así que no te devolví la sonrisa.
Lo siento, metafórico tu, si creiste que estaba enojada.
Nos sentamos juntos en la escalera, hasta que abrieron las puertas.
Caminamos en silencio.
Cuando llegamos, justo después de dejar tu mochila, te sentaste en el piso.
Me viste dejar mi bolso.
Me acerqué.
Aún no puedo saber, metafórico tu, quién estaba más nervioso.

¿Recuerdas?¡Lee esta historia GRATIS!