Capitulo 20: Los saiyajin

4.2K 672 94
                                    

Transcurría un día en calma como todos los demás en la ciudad del Este. Los habitantes de la villa realizaban sus actividades de cada día.

Eran las 11:43 de la mañana. Todo parecía tranquilo cuando de pronto un sonido intenso retumbó desde el cielo pasmando a todos.

De repente dos naves entraron en el campo visual de los presentes, y al ver la velocidad de espanto a la que se acercaban se apartaron.

Las dos naves hundieron un gran rascacielos mientras descendían, y al aterrizar crearon dos cráteres gigantescos en el centro de la ciudad.

La gente curiosa se aproximó al área de los cráteres y se quedaron perplejos cuando unos individuos salieron de esas naves peculiares.

"Oh, así que este planeta es la Tierra jaja" comentó el saiyan de gran tamaño con una sonrisa y el otro guerrero a su lado sonrió.

"No está nada mal. Podríamos venderlo a buen precio" habló Vegeta escudriñando las cercanías, "Oye Nappa, ¿podrías acabar con los curiosos?"

"Será todo un placer" accedió Nappa alzando dos de sus dedos y entonces toda la ciudad se iluminó para después desaparecer del mundo.

Todos los habitantes, edificios y demás fue erradicado de la faz de la Tierra. Los saiyajin habían realizado su primera ofensiva brutal.

"No dejaste nada... ¿eh Nappa?" Vegeta se burló sonriendo y Nappa se frotó el bigote, "Bien, ahora toca encontrar al hijo del estúpido de Kakarotto"

"Si no recuerdo mal su poder de pelea excedía las 1200 unidades" comentó Nappa encendiendo su scouter, "Oh, hay algunos poderes elevados"

Nappa frunció el entrecejo al percibir varios niveles de poder que excedían las mil unidades de poder, aunque no suponían una amenaza.

"Hay alguien que posee 2000 unidades en esa dirección" declaró Vegeta señalando su derecha, "Ese tiene que ser el hijo de Kakarotto, ¡vamos!"

Nappa asintió y los dos saiyajin se alzaron al vuelo en dirección hacia la persona que poseía ese enorme nivel de poder, ¿acaso era Gohan?

______________

Piccolo apretó sus dientes cuando sintió dos Ki volando hacia donde él estaba. Estos nueve meses se los pasó entrenando en un desierto.

Su poder creció bastante, aunque no tanto como cuando estaba con Gohan. Eso le hizo preguntarse dónde rayos estaba el mocoso.

Sabía que el pequeño Son se había quedado en la atalaya de Kami y seguramente se había vuelto más poderoso que él. Eso le molestó.

Pero su mente no estaba en eso. Él estaba más preocupado por las dos energías que se acercaban. Sí o sí, iba a necesitar a Gohan.

"Se acerca alguien más" musitó el namekiano sintiendo otras energías, y para su sorpresa los dueños de esas energías eran los guerreros Z.

"No me equivocaba, aquí está Piccolo" indicó Krilin con una sonrisa, "Y por lo que veo, aún no han llegado ni Gohan ni Goku" agregó el calvo.

"Ya vendrán tranquilo, con nosotros aquí no hay nada que temer" declaró Yamcha con una sonrisa confiada y Krilin asintió emocionado.

"Sus poderes han aumentado bastante, seguro que esto es obra de ese enano" indagó Piccolo, "No se confíen, todavía son unos debiluchos"

"¡¿Qué dijiste?!" Yamcha estalló mirando enfadado al namekiano, quien esbozó una sonrisa ligera mientras cerraba sus ojos.

"C-calma, calma, no conviene pelear entre nosotros cuando el enemigo es otro" Krilin intentó establecer concordia entre ambos.

I'm Gohan!Donde viven las historias. Descúbrelo ahora