La conversación que tuve con mi madre, me ha hecho recordar a cuando Álvaro enterró una foto que nos sacamos en nuestra primera cita en el lugar donde dimos nuestro primer beso. ¿Y si la foto todavía sigue ahí? Si siguiese estando enterrada, ¿significaría que nuestra relación es un amor eterno?.

Esto es alucinante. Hace días rompí con David y ahora mi mente está pendiente sólo de Álvaro. ¡Mi vida es un caos!.

Hoy no tenía que estudiar para mañana, así que decidí salir de casa para ir a la playa y ver que esa foto siguiese enterrada:

-Mamá, voy a ir un momento a la librería para hacer unas fotocopias. Luego regreso ¿vale?-le mentí.

-Vale. Pero no vuelvas tarde.

-Sí mamá.

Salí de casa y fui directamente a la playa.

Si le dijese a mi madre lo de la foto, pensaría que es una mariconada. Además, en ese momento, no podía darle explicaciones a ella. Sólo necesitaba ir a la playa y ver que esa foto seguía ahí.

Tardé media hora caminando para llegar a la playa de la avenida. Me acordé del sitio exacto donde Álvaro enterró la foto.

Me senté en el suelo y empecé a descavar y...

¡Tachán! ¡Encontré la foto! Y pensar que esa foto llevaba ahí casi cuatro meses...

Observé detenidamente la foto. ¡Qué recuerdos de cuando estaba con Álvaro! En ese momento, mi vida era mejor que la que tengo ahora. Mi vida ahora es un caos. Sinceramente, creo que desde que vi el vídeo de la verbena de Igueste y corté con Álvaro, todo ha cambiado.

¿Y si Álvaro es mi amor eterno?. ¿Y entonces...? ¿qué es David en mi vida?...¿Pueden existir dos amores eternos?.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!