No me esperaba que David me pidiese quedar a las 6 para hablar conmigo. Por una vez ha sido una persona sensata.

No me lo pensé dos veces y quedé con él en un parque que está cerca del instituto. Quería saber qué quería decirme, y si de verdad me ha querido pedir disculpas, entonces ha valido la pena quedar con él.

Él fue el primero en llegar:

-Hola-le saludé. Dos besos.

-Hola.

Me senté en el banco y rompí el hielo:

-¿Por qué has querido quedar?.

-Porque te quiero hablar de una cosa, y también pedirte perdón-me respondió y a la vez, se sentó a mi lado:

-Vale, pues habla.

-Quiero pedirte perdón porque cuando me bloqueaste he reflexionado sobre lo que he hecho. Tienes razón. Me he comportado como un niñato porque he querido meterte a ti y a Carla en el bote. Os he tratado como a dos muñecas, y eso no está bien. Lo he hecho todo mal, porque si no le hubiese hecho caso a la mierda que metían mis amigos, nada de esto habría pasado.

-Yo también te pido perdón.

-¿Por qué?.

-Yo tampoco he hecho cosas buenas que digamos.

-¿Cómo cuál?.

-Largué por ahí que te gustaba Carla. He quedado como una celosa, y no me gusta quedar de esa forma delante de la gente.

-¿Quieres que te sea sincero?-me preguntó.

-Va.

-Me gustabas mucho, pero me dejaste de gustar cuando mis amigos te criticaron. La culpa no es tuya, fue mía, o sea que despreocúpate.

Joder...¡qué rabia! Si sus amigos no me hubiesen criticado, le seguiría gustando. Me siento fatal. Las críticas me hacen sentir peor...no sé quererme a mí misma

Yo ya sabía que sentía algo por mí pero no que le gustara mucho:

-Tú también me gustabas, pero me dejaste de gustar cuando le hiciste caso a tus amigos. Pero no pasa nada. Un error lo comete cualquiera, por lo que te pido perdón.

-Gracias-me dijo:-Ah, y otra cosa.

-Dime.

-No quiero que seamos amigos, pero quiero que nos llevemos bien.

-Vale, como quieras-le dije:-Bueno, entonces...¿me puedo ir ya?.

-Sí claro-respondió:-Yo también me voy. Tengo que estudiar para los exámenes finales.

-Y yo. Hasta luego David.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!