Aunque el año pasado, David no estuviese en mi clase, coincidíamos en clase de inglés, ya que los dos estamos en el nivel alto.

Creo que he sido un poco grosera en haberle dicho ''que te den un rato, David''. Le he faltado el respeto, y yo no suelo ser así con las personas. Pero se lo dije, porque me dolió mucho que se haya creído toda la mierda que metieron sus amigos de mí. Sinceramente, nunca me he llevado bien con sus amigos, son unos niñatos, pero igualmente, David tenía que haberles ignorado porque según él le gustaba...¿o no?.

Cuando tocó el timbre, nos levantamos y empezamos a recoger nuestras cosas. David fue uno de los primeros en acabar de recoger, se colgó la mochila al hombro y se fue del aula:

-Sandra-me susurró Emily:-Es tu oportunidad. Pídele perdón ya.

Me metí un poco más de prisa para acabar antes y salí corriendo del aula:

-¡David!-lo llamé.

Se dio la vuelta. Se acercó a mí:

-¿Qué quieres?.-me preguntó. Su tono de voz no era muy simpático que digamos.

-Quiero que pedirte perdón por haberte faltado el respeto cuando hablamos por Whatsapp. No debería haberme comportado de esa manera contigo-le respondí.

David me abrazó y me dijo:

-No pasa nada ¿vale? Está todo arreglado-me tranquilizó.

Al oír sus palabras, me he sentido más aliviada :)

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!