Estaba en casa de mi madre tomándome las uvas con mi madre y después de las campanadas, quedé con las chicas SEIL para ir a la fiesta de nuestro pueblo y luego nos íbamos a quedar a dormir en casa de Irene :)

Antes de salir de mi casa, me miré en el espejo para ver si estaba bien. Llevaba puesto un vestido de manga larga de lentejuelas rojas. Era pegado y corto con unos tacones negros. Y me recogí el pelo.

Más tarde, me encontré con las chicas:

-¡Qué guapa estás,Sandra!-exclamó Irene.

-Gracias Irene-le respondí:-¡Y tú también!.

Irene llevaba puesto un mono corto azul eléctrico (de mi color favorito) con la espalda abierta y unos tacones beige. Se onduló el pelo y se pintó los labios de rojo, al igual que yo.

Lucía iba un poco más llamativa. Llevaba puesto un vestido de vuelo corto celeste con una cadena de oro llamativa y también, unos tacones beige, como Irene. Claramente, eran zapatos diferentes a los de ella, sólo coincidían en el color.

Emily iba muchísimo a su estilo. Llevaba un mono negro largo con un collar de piedrecitas brillantes (un collar babero, para resumir) y unos tacones violetas:

-Todas estamos guapísimas-opinó Emily.

Luego, de lejos vi a Diego y ¡estaba guapo!. Llevaba puesto el típico smoking que se pone todos los chicos para ir elegantes. Se acercó a saludarnos:

-¡Madre mía!-exclamó:-¡Estáis guapísimas, chicas!

-¡Tú sí!-respondió Emily.

-Bueno, sólo quería saludaros-habló Diego:-Me voy con mis amigos- Espero veros en la fiesta.

-Lo mismo te digo-le dije.

De repente noté que alguien me tapó los ojos. Le quite las manos a esa persona, me di la vuelta ¡y era David!:

-¡David!-exclamé y lo abracé. No lo he visto desde que se acabaron las clases:-Te echaba de menos.

-Y yo a ti preciosa-me dijo y me besó:-Estás guapísima. Te reconocí porque te oí hablando con Diego, nada más.

-Vamos, por su voz-comentó Emily.

Vi aparecer a Alex que le cogió la mano y la asustó:

-¡Joder Alex! ¡Qué susto!-chilló y enseguida fue a besarlo.

-Estás guapísima, rubia teñida.

-¡Ey! ¿Por qué me llamas así?-preguntó.

-Ya no es para fastidiarte. Ahora es con cariño-le dijo y le guiñó un ojo.

-¡Ohhhh! ¡Qué bonito!-exclamó Lucía.

Se oyó una voz que procedía de una distancia un poco lejos de donde estábamos:

-¿Tú qué eh? ¿Ahora vas de lady?.

¡Era Álvaro! ¡Y también estaba guapísimo! Bueno, siempre lo ha sido. Y si os soy sincera, de los cuatro chicos con los que he estado ahora (Alex, David, Diego y Álvaro) Álvaro es el más guapo.

Que conste que David también lo estaba ¿eh?:

-Eh…¿perdona?-preguntó Lucía.

-Perdonada-le respondió riéndose, y luego le dio un beso en la mejilla:-Estás guapísima. Ese vestido celeste…te cautiva.

Lucía se rió:

-Anda, cállate que ya tienes novia-le respondió su mejor amiga.

¿Álvaro ya tiene novia? ¿Y desde cuándo? Pero...¿no se suponía que él todavía seguía enamorado de mí? Bueno, realmente, me tiene que dar igual porque ahora estoy con David ¿no?.

Álvaro saludó a Irene, Emily y luego a Alex. Por último, me saludó a mí:

-Hola-me saludó.

-Hola.

Nos saludamos con dos besos:

-Tú también estás guapa. Me dejaste más sorprendido que cuando te recogí para llevarte a la boda de mi hermana.

-Es que el vestido es mucho más elegante-le respondí:-Y tú también estás guapo.

-Gracias-me dijo y me sonrió.

Álvaro saludó a David con un hola un poco seco y viceversa. ¿Son cosas mías, o Álvaro y David no se llevan muy bien?.

El DJ puso una canción y yo bailé con David en parejas.

Bailamos, reímos juntos, nos divertimos, en fin, fue una pasada de fiesta. Estaba con mi novio y con mis amigas, la gente a la que quiero más.

Diego no sé dónde estaba. En las fiestas se pierde….

David paró de bailar y sacó el móvil:

-Ahora vengo, que voy a mandar un mensaje a mi madre-me dijo.

-Vale.

David se alejó y vi a alguien que me tocó la espalda. Me di la vuelta y vi a la persona que menos me esperaba encontrármela por aquí…a Carla…junto con Diana. Y no estaba su novio. De hecho, he oído que Diana dejó a su novio porque se cansó de él. Típico de ella. Sigue siendo una choni kinki y una put...mejor me callo. Yo me entiendo:

-¡Hola Sandra!-me saludó Carla con dos besos:-¡Qué guapa estás!.

¿A qué viene esa simpatía tan de repente? Bueno, en realidad eso es falsedad:

-Ah, hola Carla. Gracias, y tú también-le piropeé falsamente.

Y no estaba guapa, no porque me caiga mal sino porque es la verdad. Llevaba un mono largo, no como el de Emily que era bonito, el que llevaba Carla era feísimo, por el estampado que era de serpiente y porque se le marcaba todo el culo.

Ahora entiendo por qué todos los chicos van a por ella…

En ese momento, acabé de recibir un mensaje en el que decía:

‘’Feliz año nuevo princesa. P.D: Soy la persona que te envía las notitas’’.

¡¡No puede ser!! Hasta esa persona se acordó de felicitarme feliz año…¿Quién será?. Esa pregunta siempre me la hago cada vez que me escribe algo…:

-¿Tú qué?-le dijo Diana a Carla:-¿Nos vamos ya o qué?-y en ese momento me miró de abajo a arriba…y de forma mala…

Carla y su amiga choni kinki se alejaron de mí y siguieron bailando.

En ese momento, decidí responderle a la persona que me mandó el mensaje. Intenté ver su foto de perfil, pero no tiene. Aquí hay gato encerrado.

Le respondí esto:

-Gracias, igualmente supongo. ¿Quién eres? ¿Y sabes quién es la persona que se pasó por mí hablando con Álvaro? ¿Lo sabes todo?.

Y al instante me respondió:

‘’No puedo decirte nada, pero no te voy a negar que lo sé todo. Ahora no es el momento de que te enteres de la verdad. Te prometo que algún día lo sabrás duela o no duela. Disfruta de esta noche, besos.’’

Aproveché y agregué a esa persona a mis contactos como ‘’X persona’’. Preferí tenerlo en mis contactos por si acaso, haga otra locura y me envíe otro mensaje.

Y ahora me pregunto ¿y qué verdad tengo que saber?. ¿Y sabes qué es lo peor? ¡Que me acaba de dejar la intriga en toda la fiesta de fin de año! ¿Por qué me pasa esto a mí?.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!