Norma y yo nos quedamos hablando de lo que sucedió en los baños. La verdad es que ella no se esperó que fuera a pasar esto, y me dijo que tenía todo mi apoyo y que cualquier cosa que tuviera yo o mi madre, que acudiéramos a ella.

Sinceramente, aunque esté algo destrozada por dentro, estoy muy agradecida. No me esperaba que mis amigos, mi tutora y Norma se fueran a portar muy bien conmigo. Y Álvaro...Álvaro es un sol...se ha ofrecido a quedarse conmigo esta noche y la verdad, es que más feliz no puedo estar. Definitivamente, él es lo que más me hace feliz:

-¡Hola de nuevo!-me saluda contento, con su maleta y se acerca a darme un beso.

-¡Hola!-y le sonreí.

-¿Qué tal con mi madre?-me preguntó mientras dejaba la maleta en la silla de la habitación y la abría para sacar algo.

-Es un sol, se ha portado muy bien conmigo-respondí:-Me trajo varios libros suyos de cuando los leía siendo adolescente y también, una caja de bombones.

-Mi madre...-se rió:-¿Para qué hace nada? Se preocupa tanto por ti, te trata como si fueras su hija...

-Lo sé-contestó:-Todos se portaron muy bien conmigo, lo cual, no me esperaba para nada...incluyéndote a ti...

-Pues creo que vas a explotar de tanto agradecimiento, cuando vayas a abrir esto-se me acercó y me entregó un regalo.

¿¿¿Más???. ¿Qué he hecho para que la gente se portara tan bien conmigo?:

-¿Qué?...¿qué es?-estaba sorprendida.

-Ábrelo-me ordenó.

Abrí el regalo con ansias de saber lo que era, y era...

...un álbum de fotos...

Todavía seguía muda. Estaba tan sorprendida que no podía ni hablar:

-Mira cada foto que hay en él-me dijo:-Todas tienen algún significado.

Le hice caso a Álvaro y observé todas las fotos, una a una.

 Habían en total treinta fotos, del primer día que quedamos, en el cual, empecé a salir con Álvaro; de la película que estamos haciendo en ATU, en la que salíamos actuando, aunque en una salíamos besándonos, recuerdo que en ese momento di mi primer beso, que fue, con el bicho con el que estoy saliendo; de un día que quedamos para ir al Parque La Granja, y nos declaramos; de cuando quedamos para ir a ver mi musical favorito; de la boda de su hermana, en la cual, salíamos besándonos, esa foto, era exactamente igual que una que hay en su cuarto; de cuando nos bañamos en mi piscina, después de la boda, que salíamos en ropa interior; de cuando quedamos para ir a casa de Lucy para ir a ver una peli. Recuerdo que allí, estaba empezando a retomar mi relación con David y que en ese momento, no me llevaba muy bien con Álvaro, porque habíamos roto; de fin de año, en la que salía reluciente con mi vestido rojo de lentejuelas y él con su magnífico smoking; de cuando quedamos a tomarnos algo después de haber todo con David. Recuerdo que ese mismo día, me habló del concurso de plástica en el que si ganabas, te ibas una semana a Praga; de cuando ganamos el premio en ese concurso, había una foto de ese momento en la que salíamos contentísimos con nuestro diploma en nuestras manos y yo, encima de él, mientras me sostenía en el aire y de cuando estuvimos en Praga, tanto en la ciudad, como en las tiendas y en el jacuzzi.

Todos esos momentos que he pasado con él estaban resumidos en treinta fotos, pero el álbum no estaba lleno, habían páginas sin fotos:

-El álbum no está completo-me contestó Álvaro:-Es para que, nos saquemos más fotos, y las pongas ahí y vayas llenando el albúm.

Volví a ver las fotos. He pasado por tantos momentos con él y he experimentado tantas sensaciones con él. Nunca me había imaginado que este chico, al que odiaba tanto en el instituto, iba a acabar siendo una de las personas más importantes de mi vida y viviendo tantos momentos con él. Estaba tan...emocionada...que tenía que soltar alguna lagrimilla:

-¿No...?...¿no te gusta?-se decepcionó mi novio.

-¿Me...?...¿me lo estás diciendo en serio?...Es el mejor regalo que me han hecho Álvaro-y mientras dije esa frase, lo abracé bien fuerte.

-Te quiero-me contestó.

-Y yo también-le respondí, lo miré a los ojos, le acaricié la mejilla y le sonreí de oreja a oreja.




A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!