Lo último que se me había pasado por la cabeza, era que algún día, Carla y Diana fueran a pegar a Sandra, encerrándola en el baño de chicas, para que no pudiera salir.

Menos mal que aparecí yo, y logré enterarme de que Sandra estaba en peligro. Si no hubiera aparecido, seguro que ya la habrían dejado inconsciente, pffff.... Joder, esto es una mierda y me estoy empezando a preocupar demasiado...No quiero que Sandra acabe mal, quiero que esté bien, para aprovechar mi tiempo perdido con ella, para dormir juntos, como en mi casa, para que se quede a cenar en mi casa, para quedar con ella, y verla reír como una loca, y verla como se pone cada vez que le hago cosquillas, que se que lo odia...

En ese mismo momento me paré a pensar en todos los momentos que vivimos juntos, cuando la invité a cenar a la Pizzería Da Luca, y la besé por primera vez, cuando le regalé un marco con una foto nuestra por nuestro primer mes juntos, cuando fuimos a ver el musical de los Miserables, cuando la invité a la boda de mi hermana y estaba reluciente con su vestido negro escotado en la espalda, cuando regresamos de la boda, y nos bañamos en la piscina de su urbanización en ropa interior, cuando nos tomamos algo, después de haber dejado a David, cuando ganamos el premio del concurso de los disfraces de Carnavales y nos fuimos a Praga, y la besé ahí, cuando estuve con ella en el entierro de David y cuando la invité a casa, a cenar y a quedarse a dormir...

Joder, me estoy desesperando...

Fui corriendo a la sala de profesores y encontré a la tutora de ella:

-Hola Álvaro, ¿y esa cara?-me preguntó la profe preocupada.

-Hay...hay un grave problema-respondí alterado.

-Dime, ¿qué pasa?- se empezó a desesperar.

-Diana y Carla encerraron a Sandra en el baño y la están pegando. 

-¿Cómo que la están pegando a Sandra?-se alteró la profe:-¿Estás seguro de lo que estás diciendo?.

-¡¡Totalmente!!-afirmé desesperado:-Tenemos que buscar una copia de la llave del baño de las chicas, porque la puerta está cerrada con llave, ya que intenté entrar para pararlas. En serio, es verdad...oí a Sandra cómo me decía que la sacáramos de ahí.

La tutora y yo fuimos directos, casi corriendo a consejería pidiendo la copia de la llave del baño de chicas. Una vez conseguida, corrimos hacia el baño, la abrimos y entramos como locos y...

...No había rastro de Carla y Diana, sólo vi a Sandra, tirada en el suelo, con muchos moratones en los brazos, con la cara llena de marcas de dedos, despeinada, y con el labio sangrentado. De verla varios segundos, casi me da algo...:

-¡¡SANDRA!!-se sorprendió la tutora:-¿Pero qué te han hecho?-se acercó a ella y le acarició la mejilla:-¿Y dónde están Carla y Diana?-me preguntó.

Pasé por el lado de mi novia y me fije, que en el pequeño cuarto de limpieza que hay en el baño de chicas, hay una ventana, dando lugar a las afueras del instituto. Estaba abierta, por lo que, supuse que se habían escapado. Pero de repente...me fijé en el suelo, y encontré una pulsera de Pandora con cuatro piedras rosadas. La examiné bien y me acordé de que era de Carla, siempre la traía consigo misma. Sin darse cuenta, había dejado rastro de ella en el baño, por lo que, podría meterse en un grave problema:

-Profe-le dije:-Carla no se va a salir con la suya. He encontrado esta pulsera, que es de ella. Sabemos perfectamente que ha estado aquí.

-¿Cómo ha podido hacer esto?-dijo la profesora llorando:-Quédate con Sandra, voy a avisar al director y llamaremos a la ambulancia. Tiene mal aspecto.

La tutora se fue, dejándome sola con ella. Me apresuré a acercarme a ella y mirar si su corazón sigue latiendo. Y afortunadamente sí, está latiendo, sólo está demasiado débil como para no poder abrir los ojos.

La cogí de la mano y se la besé haciéndola ver que estará bien y que me va a tener para lo que sea.

Intenté pensar en que todo va a salir bien, pero estoy muy asustado. Me duele verla así y no he podido evitar soltar alguna lágrima.

Joder, Álvaro, que todo va salir bien.

Aparecieron la tutora, el director y varios paramédicos. Supuse que la tutora y el director, llamaron a la ambulancia, para que vinieran a llevársela al hospital. De repente, apareció la madre de Sandra corriendo apartando a la tutora, al director y a los paramédicos para acudir a su hija:

-¡¡Sandra!!-se sorprendió al verla:-¿¿Qué te han hecho hija mía??-preguntó rompiendo a llorar.

La madre empezó a llorar tanto que casi le da un mareo. Tampoco quería otra desgracia más a esto:

-Lourdes-así se llama la madre de Sandra, me acerqué a ella y la abracé bien fuerte:-Se pondrá bien, tranquila...

-Ojalá que sea así, porque juro que Carla y Diana la van a pagar muy bien...

Más alumnos y profesores quisieron entrar al baño de chicas, para saber lo que ocurrió en la primera hora de clase, pero no pudieron. No obstante, Lucía, Irene, Emily, Celeste y Diego, sí lo lograron. Su reacción al ver a Sandra en ese mal aspecto fue horrible:

-¡¡SANDRA!!-exclamaron los cinco amigos de ella.

-¿Qué te han hecho amiga?-preguntó Celeste llorando a Sandra, acercándose a ella a cogerla de la mano, al igual que el resto de las chicas.

-¿Qui...quiénes la dejaron así?-me preguntó Diego con un hilito de voz.

-Carla...y Diana...

-¡¡MALDITAS BRUJAS!!-elevó la voz Lucía:-¡¡NO PIENSO QUEDARME PARADA AQUÍ Y QUE SE VAYAN DE ROSITAS!! ALGÚN DÍA PAGARÁN ESTA DESGRACIA:-y siguió llorando como el resto de sus amigas.



A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!