Semanas más tarde de la declaración de Álvaro (y la mía también), me enteré de una cosa un poco…grave, por decirlo así.

Antes de las 8:30 estaba en el patio, leyendo un libro que me prestó Emily: Hopeless. Un libro bastante bonito y muy cautivador, en mi opinión.

De repente, vi desde lejos a Álvaro, estaba viniendo a donde estaba yo, pero Carla le empezó a hablar.

Ella estaba delante de él por lo que no veía muy bien a Álvaro aunque él es más alto que ella.

Carla se puso de puntillas y…¡SE BESARON! EN MI CARA ¡¿SABES!?.

No tiene sentido que me diga que está enamorado de mí y vaya y se bese con Carla. Además se suponía que le gustaba cuando estaban en el colegio, no ahora.

Tocó el timbre, y me fui a clase, que tenía Biología.

Cuando empezó el recreo, estaba bajando en las escaleras,yendo al patio con Emily y luego vi a Lucía y a Irene:

-Chicas, ya que estamos las cuatro, tengo que contaros algo muy muy fuerte.-les dije.

-¿Pero qué ha pasado?- me preguntó Emily.

-Ahora os cuento, pero tenemos que ser discretas cuando os cuente lo que pasó ¿vale?- respondí:-Y no digáis absolutamente nada.

Después de desayunar…ya me atreví a contar lo que vi. Juro que durante las tres primeras horas de clase estaba muy muy muy nerviosa y demasiado asombrada. Y de hecho, estaba rara con mis compañeros.

Además, estaba en pesca mientras los profes estaban explicando porque no paraba de pensar en lo que pasaría entre Álvaro y Carla:

-Son trucos de Carla.-me dijo Lucía.

-Es una zorra:- explicó Irene:- El año pasado se ‘’besó’’ con Héctor, le eché la bronca, nos peleamos, y me enteré por ahí de que Carla le acarició el pelo o la mejilla y movió la cabeza para que se viese que se estaban besando. O sea que no te preocupes.

-¿Pero cómo se puede ser tan mala persona?-dijo Emily:- Con la bonita pareja que hacéis…

-Ya-dije y sonreí. Me acordé de cuando Álvaro me confesó que estaba muy enamorado de mí. Fue uno de los mejores días de mi vida.

En ese momento tocó, y ahora llegaba la clase de ATU.

Ahora que pienso puede que Irene tenga razón pero no me quedo tranquila si me dice Álvaro que no se han besado ni nada por el estilo. Todavía sigo alterada por el tema.

A ver, yo confío en Álvaro y lo quiero muchísimo…pero…¡joder!, ¡es que parecía que se estaban besando!.

Llegamos a clase, e íbamos a ensayar una escena de la película en la que salíamos Álvaro y yo:

-¿Qué te pasa?- me preguntó Álvaro mientras me acariciaba el pelo.

-¿Es verdad de que te besaste con otra chica?-pregunté.

-Leire, durante este tiempo te he demostrado todo lo que te he querido. ¿Por qué desconfías de mí?- me preguntó.

Dios mío, esta escena era igualita a cuando estaba alterada por ver a Álvaro y a Carla besándose.

Pero…dije una cosa que no estaba en el guión y metí la pata:

-Porque esa chica te gustaba en el colegio y el pasado siempre llama dos veces…y esa chica es Carla ¿no?.

-¡Corten! Eso no estaba en el guión-dijo Diego.

-Ni debería estarlo- dijo Álvaro en un tono seco. Creo que le ha molestado lo que dijé...acabo de meter la pata hasta el fondo.

-¿Hay algún problema aquí?- preguntó la profesora.

-Profe, me gustaría salir un momento del aula. Quiero hablar a solas con Sandra-le explicó Álvaro.

-Vale, sí. Salgan a hablar de lo que tengan que hablar y luego sigan ensayando.

Álvaro me cogió de la mano y me sacó del aula.

Estaba apoyada en la pared y él estaba enfrente de mí con un brazo en mi lado izquierdo apoyando en la pared.

Estaba muy avergonzada de lo que dije. He hecho el ridículo y me siento muy mal. He quedado como una celosa y Carla ha quedado como una reina y como una chica que nunca ha roto un plato en su vida…como siempre.

Ya que he hecho el ridículo, es hora de confesarle a Álvaro lo que he visto:

-Te he visto besando con Carla- dije.

-Jamás me besaría con ella, Sandra. Y jamás te sería infiel. ¿Cómo puedes pensar eso de mí?

-Te he visto besarte con ella. Antes de clase, estabas yendo a donde estaba sentada y Carla te habló en ese momento.- le expliqué:- Y parecía que se estaban besando. De hecho pensé que lo estaban haciendo...

-Parecía, pero no lo estaba haciendo ¿sabes?. Estoy enamorado de ti, y lo sabes. ¿O no has parado a pensar en la declaración que te hice cuando fuimos al parque La Granja?.- me preguntó Álvaro.

Así que Irene tenía razón, eran trucos de Carla para ponerme verde. Menuda zorra.

Ahora me siento peor por desconfiar de Álvaro. Me ha tratado tan bien desde que empezamos a hacer la película…:

-Perdóname Álvaro…fue una metedura de pata. Lo siento.

Álvaro me abrazó y me besó en la frente:

-No pasa nada. Un error lo comete cualquiera- me dijo.

Nos besamos y luego entramos al aula. Mira que desconfiar de Álvaro…bueno, cada día se aprende algo :)

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!