*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

David cayó muerto en el suelo. Su sien estaba sangrienta, ya que fue la zona donde se disparó. Celeste se arrodilló ante él:

-¡No!-exclamó sollozando.

Mi cara de perplejidad era asombrante a mal. Jamás me había imaginado el cuerpo de David muerto y sangriento:

-¡David!-exclamé y me arrodillé:-¿Por qué lo has hecho tío? ¿Por qué?.

Mis lágrimas y las de Celestes eran infinitas. Caían y caían sin parar. Nuestra tristeza era inexplicable, y quizás sea interminable.

Apareció el director y encontró el cuerpo de David:

-¿Qué ha pasado?-preguntó elevando la voz. Estaba sorpendido.

-Se...ha...suicidado-respondí con un hilito de voz.

-A ver, aléjense de él. Vamos a llamar a la ambulancia y a la policía para que se lo lleven. Lo más probable es que no sobreviva.-nos ordenó el director.

-¡No!-exclamamos las dos a la vez:-Quiero quedarme con él-respondió Celeste:-¡Por favor!.

Diego fue a por ella y le habló:

-Celeste, es en serio, vamos.-la cogió por la barriga y la levantó.

-¡No, Diego! ¡Déjame estar con él!-chilló e intentó soltarse. Diego la sujetó más fuerte.

-¡Celeste! ¿No has oído al director? ¡Vamos!

Celeste se levantó, se alejó de David y Diego la abrazó muy fuerte:

-¡Yo no quería que esto ocurriese!

-Yo tampoco Celeste, pero David estaba sufriendo depresión y ha llegado a estos límites.

Me levanté y me alejé del cuerpo de David, como el director me había explicado. Me di la vuelta y vi a todas mis amigas llorando. Aunque él no estuviesen en sus vidas, esta movida les estaba sentando fatal. Nadie se imaginó la idea de que David se suicidara.

Álvaro estaba hecho polvo. Ellos no se llevaban muy bien, pero igualmente, lo que acaba de pasar no es normal. Me abrazó fuerte y acabé llorando más:

-Tranquila Sandra. Rélajate.

-No puedo estar bien Álvaro. Nunca me imaginado una cosa como esta. Yo lo quería pero...

-¡Shh! Ya está ¿vale?-me mandó a callar:-No hables más. No quiero que te pongas peor.

Carla y Diana tenían mala cara, sobre todo la novia de Álvaro, que seguramente no se esperaba una cosa como esta.

Estaba harta de esta mierda. No soportaba la idea de que David se haya suicidado. ¿Quién se ha esperado una cosa como esta? ¿Quién?.

Me aparté de Álvaro, cogí mi mochila y me fui del instituto. Si seguía viendo como envolvían el cuerpo de David, me acabaría suicidando yo, y ya habrían dos personas menos en el instituto.

Pasé el parque donde solía ir con David. No quería estar en ese lugar. No quería que nada me hiciera recordar a él.

Acabé en la plaza Santa Ana, donde no había un alma. Fue una ventaja para mí, porque no quería que nadie me viese llorando y que pensase: ''Pobre, está llorando'' o ''Pfff...a saber por qué estará llorando. Menuda llorica''. Me senté en un banco que estaba enfrente de una fuente.

Esa fuente me hizo recordar a David, tristemente, ya que antes de que rompiésemos, quedamos un día para ir a la playa. El agua me hizo recordar a su torso desnudo y húmedo. Y al recordar su cuerpo, me acordé de cuando se nos pasó por la cabeza a intentar hacerlo en su casa... ¡Joder! ¡Joder! ¡Quiero que David se vaya de mi cabeza! Me siento como si tuviese algo clavado en el alma...

-Sandra-me llamó una voz masculina.

Me di la vuelta. Era Álvaro. En el fondo, no quería que Álvaro no estuviese presente aquí, primero porque no me gusta que me vean llorar, y segundo, en ese momento, estaba tan mal, que no tenía ganas de que una persona sea quien sea me estuviese animando en una situación tan crítica como esta.

Incluso no quería que estuviese Álvaro, a pesar de que siempre haya estado a mi lado para lo que fuese. Siempre ha estado ahí, incluso cuando dejé a David. Es un buen pive. Lo quiero tanto...

Se sentó a mi lado:

-¿Por qué te fuiste?.

-No podía ver cómo envolvían el cuerpo de David. Sentí como si me quedase sin aire con el que respirar...y....me duele la cabeza.

-Eso es porque has llorado mucho.

-Lo sé Álvaro.

Álvaro colocó mi cabeza en su pecho y me besó en la parte superior:

-Tranquila, yo tampoco estoy bien, pero tampoco es que tenga ganas de llorar. Soy un tipo fuerte.

-Todo lo contrario a mí-respondí. Y Álvaro empezó a acariciarme suave la nuca.

-Tú también eres fuerte, Sandra. Me lo has demostrado cuando estuvimos juntos.

-¿Y entonces por qué estoy llorando?.

-Porque te duele que se haya suicidado tu ex. Si en su lugar, la que se hubiese suicidado fuera tú, estaría llorando como lo estás haciendo ahora.

Levanté mi cabeza de su pecho. ¿Llorar por mí? No sabía que fuese tan importante para Álvaro...:

-A ver, ya sé que soy un tipo duro pero duele mucho cuando las personas importantes de tu vida se van...y más si se van de la vida y se dirigen a la muerte.

-Pero...¿qué soy para ti?.

-La mejor chica con la que he estado, Sandra.

-Pero...¿y Carla?.

Álvaro cambió de tema, cosa que me extrañó bastante. La relación de Álvaro con Carla es bastante rara para ser novios...

-Déjalo Sandra, no quiero que se empeoren las cosas. Quiero que estés bien, porque si lo estás, yo también lo estoy. Eres como un imán para mí.

Lo último que ha dicho Álvaro ha hecho que se me dibujara una pequeña y leve sonrisa.

Aunque David se haya despedido de nosotros, mi objetivo de ahora es desenmascarar a Carla, pero ¿cómo?.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!