A las 5 llegué a casa de Lucía, como habíamos hablado antes en el insti. Fui la primera en llegar y luego, vino Álvaro:

-Ponganse cómodos-nos dijo Lucy:-Como si estuviesen en vuestra casa.

Nos sentamos en el sofá rosa de su salón y mientras tanto, Lucía puso las palomitas en el microondas para que se cocinaran.

Llegaron Emily e Irene. Mi mejor amiga trajo unas bolitas de coco que hizo su madre y cuando las vi, se me cayó la baba.

Cuando se cocinaron las palomitas, nos sentamos todos juntos (tristemente estaba sentada al lado de Álvaro) y empezamos a ver la peli. Vimos El Corredor del Laberinto. Es una película basada en una trilogía. La mayoría de las películas son adaptadas de libros.

Sinceramente, pasé un rato bastante agradable porque a pesar de que estuviese Álvaro, nos reímos y charlamos mucho.

Después de la peli, eran las seis y media y como nos íbamos de casa de Lucy a las ocho y media, decidimos jugar al parchís.

En mitad de la partida, recibí un mensaje. Le pedí a Irene que me pasase el bolso y justo en el momento en el que ella tenía mi bolso, mi pantalla vibró y salió en la pantalla del móvil el mensaje que recibí:

-Es David-me dijo.

-¿David?-preguntó Álvaro:-¿Te hablas con él?.

-Sí...desde hace varios días. ¿Por?

-Ah no, por saber-respondió.

''Acabo de leer un artículo de medicina en Internet, y he pensado en ti''

Horas más tarde, releí el mensaje de David y es que, hacía tiempo que no recibía un mensaje de ese estilo, y más todavía siendo del chico con el que estoy empezando a conectarme de nuevo. El pasado siempre llama dos veces ¿o no?.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!