-Tía, ¿en serio?.

-¡Pero si está con Carla!

-¿No te habrá besado impulsivamente?-preguntó Lucía.

-Un momento, ¿pero tú que hacías durmiendo en casa de Álvaro?

Mis amigas estaban un poco alucinadas cuando les conté lo que ocurrió esta mañana en casa de Álvaro:

-Es que yo no lo entiendo, porque también me ha besado en Praga-añadí.

Mierda, metí la pata, eso era entre Álvaro y yo. Lo que ocurrió en Praga, nadie lo podía saber y ahora, por bocazas, lo saben cuatro personas más:

-¡¿También?!-exclamó Celeste.

-¿Estáis enrrollados?-preguntó Emily:-¡Ay! ¡Cuando se entere Carla de esto! ¡La vas a dejar sin moral!

-¡Chicas, ya está! En Praga según él, fue impulsivamente, pero es que lo de esta mañana no me lo creo, porque ya es una segunda vez.

-Sandra, como mejor amiga de Álvaro-me enunció Lucía:-Yo creo que te sigue queriendo. Si te soy sincera, cuando me enteré de que Álvaro y Carla empezaron a salir, se me hizo raro viniendo de él.

-Yo también pienso lo mismo-opinó Irene.

-Pero entonces, ¿por qué está con Carla?-pregunté.

-De eso tendrías que hablarlo con él-contestó Celeste:-Yo por lo menos no sé todo lo que ocurre en la vida de Álvaro.

-Yo también estoy de acuerdo con todas...aunque a principio de curso, se llevaran mal, todavía sigues estando en su corazón-comentó Emily.

¡Es verdad! A principio de curso odiaba con toda mi alma a Álvaro, por tener a todas las chicas en el bote, y luego empecé a salir con él. Me enamoré y estaba loquita por sus huesos. Pero luego rompimos y salí con David, pero se suicidó y...¡cuántas cosas me han pasado este curso! Parece que durante esa trayectoria han pasado años y no, tan solo han pasado siete meses...

Miré a Álvaro disimuladamente. No estaba con Carla, sino con Óscar y con alguno más. Él también me miró, y me sonrió además. Joder, es que es tan guapo. Recordé cuando empecé a salir con él, lo ilusionada que estaba. Creo que mi relación con Álvaro era perfecta hasta que Carla se metió.

Se me escapó una pequeña sonrisa al recordarlo, pero enseguida pensé en lo de esta mañana, y en lo que mis amigas me comentaron. ¿Y si es verdad? ¿Y si me sigue queriendo? No lo entiendo, si me sigue queriendo ¡que dejé a Carla y que vuelva a recuperarme!

De todas formas, esto no es muy importante aunque no lo parezca. Lo que sí es importante es saber cómo demonios voy a desenmascarar a la rubia tonta de Carla.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!