Al final, Álvaro se quedó conmigo todo el día. Mi madre pasó por mi casa y junto con Emily, me trajeron los libros y apuntes de clase. También, me trajeron varios libros, por si me apetecía leer un rato.

Álvaro también pasó por su casa, y para no tener que madrugar tan temprano al día siguiente, se trajo el pijama, la ropa del día siguiente, y varias cosas. Cuando llegó al hospital, vino con su madre, Normal, la cual, quiso venir para visitarme:

-Hola cariño-me saludó sonriente con dos besos. Se sentó en el borde de la cama y me acarició la mejilla:-¿Cómo te encuentras?.

-Bien, pero me duele todo. Siento como si tuviera agujetas en todo el cuerpo...

-Ya Álvaro me lo contó todo...-me contó Norma:-De por qué estás aquí...

-¿Dónde está?.

-Está abajo-respondió:-Hablando con tus amigos.


-¿Qué deberíamos hacer al respecto?-preguntó Lucy.

-Yo pienso que mañana mismo, deberíamos ir todos nosotros, incluyendo a la madre de Sandra, al director, con las pruebas de la pelea-respondió Irene.

-Pero...¿hay pruebas?-preguntó Emily.

-Sí-afirmé:-A parte de la pulsera de Pandora de Carla, que se podría considerar como una prueba, en el baño de chicas y en el de chicos, hay cámaras puestas, por lo que, todo el proceso de la pelea, está grabado ahí.

-¡Vaya!-exclamó Celeste:-Muy tontas fueron por pegarla en un sitio con cámaras puestas...A saber en el lío que se meterán...

-Ellas se han buscado meterse en ese lío-defendió mi mejor amiga, Lucy.

-Pues hacemos lo que dijo Irene-concluí:-Y después, denunciaremos a la policía. Me da igual si estamos tomando demasiadas medidas con respecto a esto, pero ya es hora de darles su merecido.

-¡Bien dicho Álvaro!-me dio la razón Diego.

-Todos pensamos exactamente lo mismo que tú-intervino Emily:-Cuando la vi, tirada en el suelo, con el conocimiento perdido, casi me da algo...

-A mí también, sólo que intenté disimularlo...no sé...intenté hacerme el duro...pero estaba hecho mierda-resoplé.

-Pero aún así, te has portado genial con ella y con sus padres-me dijo Lucía y me dio un suave masaje en los hombros:-Estuviste pendiente de Lourdes, de cómo estaba, la tranquilizaste e incluso la obligaste a comerse algo en la cafetería. Y también, te ofreciste a quedarte con Sandra esta noche, para que no esté sola...La verdad, es que más orgullosa de ti, no puedo estar...-y me sonrió.

Como la quiero, de verdad. Mi mejor amiga es la mejor del mundo y se merece lo mejor, al igual que Sandra. La cogí fuerte y la abracé, dejándola con los pies en el aire, bien fuerte:

-Te quiero, amiga.

-Yo sí que te quiero bobo-me respondió y me acarició la nuca.

La dejé en el suelo, y me despedí de todos los amigos de Sandra:

-No vayan a hacer nada raro ¿eh?-me bromeó Emily:-Mira a ver, que están en un hospital, y hay gente despierta durante toda la noche...

-Ni tu tampoco vayas a hacer nada raro con Álex, que es mi amigo anda...-le seguí la broma y la despelujé un poco de cariño.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!