*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

Entramos en el bar y nos sentamos en una mesa que está cerca de la puerta de entrada.

Una camarera rubia, con los ojos marrones nos atendió. Celeste pidió dos chocolates con churros para dos personas.

Me extraña que Celeste, después de lo que le hice antes, quisiera tomar algo conmigo. Pero por una parte, hace bien, porque los problemas se arreglan hablando.

¡Ups! ¡Creo que soy la menos indicada para hablar!.

La camarera se fue y Celeste empezó a hablarme:

-Cuando te hablé el viernes, no te quise hablar para preguntarte cosas sobre tu relación con David. Te quería hablar de otra cosa pero me puse tan nerviosa que no supe dominar la situación.

Ahora entiendo por qué en ese momento, Celeste tenía la voz apagada. Algo malo me iba a decir seguramente:

-¿Y sobre qué?.

-Sobre muchísimas cosas. En primer lugar, te pido perdón por lo que te hice en el colegio. Me he comportado como una niña consentida y estúpida. Sé que es demasiado tarde, porque eso ocurrió hace cuatro años. Pero más vale tarde que nunca.

La última frase que dijo Celeste es totalmente cierta. Reflexioné un poco y sinceramente, agradezco que Celeste me pidiera perdón, aunque sea tarde, pero mejor eso a que lleguemos a la universidad o a trabajar y que esto no se haya arreglado:

-Te perdono-le dije:-Un error lo comete cualquiera.

-Lo sé, y te doy las gracias.

En ese momento,  la camarera trajo los churros y los chocolates calientes.

Cogí un churro, lo mojé en el chocolate y me lo comí. ¡Qué rico estaba!. Y el chocolate estaba bien caliente para el frío que estaba haciendo en el pueblo:

-¿Te gusta?-le pregunté.

-Me encanta-me dijo:-Amo comer churros en invierno.

-Lo mismo te digo.

-Bueno, quiero seguir hablando respecto a lo que sucedió hoy. Hoy no quedé con Álvaro, me lo encontré de casualidad y nos quedamos hablando, pero no me gusta ni yo le gusto a él.

-Ya me di cuenta antes. Mira que he hecho el ridículo. Yo también te pido perdón por haberte tirado de los pelos. Ésa no es la manera de arreglar las cosas.

-No pasa nada Sandra-me tranquilizó:- Alguien se ha hecho pasar por ti hablando con Álvaro, a la vez que estás con David. Se difundió la conversación y me llegaron críticas tuyas, y malas, no buenas. ¿Es una situación bonita? No. Es normal que te hayas puesto de esa forma pero no al límite de tirarme de los pelos.

-Ya…

-¿Por qué pensaste que fui yo la que me hice pasar por ti?.

Le conté que una persona  me escribió notas anónimas en las que me daban pistas sobre ese intruso (o intrusa) y que ella coincidía en todas las pistas:

-…Hay muchas cosas que tú no sabes.

-¿Y tú sabes algo?.

-Sí-afirmó:-Y ya es hora de que te enteres de algo, porque esto es demasiado misterio. En primer lugar, la persona que te escribía las notitas fue David.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!