Cuando llegó el lunes, antes de clase, me acerqué a saludar a las chicas SEIL. Pero había algo que me preocupó y es que cuando fui a saludar a Lucía, me saludó secamente:

-¿Qué te pasa?-le pregunté.

-¿Que qué me pasa o qué nos pasa?-dijo Irene.

-Bueno, yo soy la que estoy más enfadada-habló Lucía.

-¡¡Pero díganlo!! Es que me estáis trabando.

-No Sandra, la que nos estás trabando eres tú. ¿Cómo se te ocurre dar calabazas a Álvaro y luego irte con David? ¿Te crees que así demuestras que quisiste de verdad a Álvaro?-preguntó Emily.

-Pero…¿a qué viene esto?-pregunté.

-Mira la foto que subió David al Instagram-respondió Lucía:-Álvaro me mandó una captura de pantalla con esa foto y estaba hecho una mierda por si no te das cuenta.

-Vamos a ver Lucía, yo también estuve hecha una mierda ¿sabes? Porque te recuerdo que él me puso los cuernos. He pasado página y ahora estoy con David, ¿cuál es el problema entonces?.

-Que según tú, estás con David para olvidarte de Álvaro. Existen otras maneras de olvidarse de la gente no saliendo con otras. ¿No te das cuenta que estás utilizando a David?.

-Tía Sandra, a ver si te das cuenta. Que Álvaro te sigue queriendo, no dejes escapar a un chico así, porque chicos como él hay pocos.-me dijo Irene.

-Pues si me quiere tanto por lo menos que me hable en clase ¿no?-dije.

-¡¿Y para qué Sandra?! ¿Para qué va a estar hablándote si estás con David? No va a ser tu perro faldero ni se va a arrastrar por ti. Él posee una dignidad al igual que todos nosotros-comentó Lucía:-Además hasta me envió una conversación tuya y de él por Whatsapp en la que le decías que lo querías y demás, y va y David sube una foto contigo besándose. ¿Te estás riendo de él o qué? Porque él también es mi amigo que lo sepas.

¿Qué yo qué? La última vez que le hablé a Álvaro por Whatsapp fue hace muchísimo tiempo. Además, yo nunca le he soltado cosas a un chico diciéndole ‘’te quiero’’, ’’me gustas’’o cosas así y luego me he ido con otro, y menos por Whatsapp. Bueno, es que yo no soy así, básicamente:

-¿Qué dices?

-Lo que oyes-me dijo Lucía:-Lee.

Lucía me pasó su móvil y leí la conversación. Vi la fecha de la conversación en la que estaba hablando Álvaro y la supuesta ‘’yo’’ y fue el viernes por la noche. David y yo quedamos el sábado.

Hace dos días…

-Hola-le ‘’saludé’’.

-Hola ,¿quién eres?.

-Sandra, ¿es que ya no te acuerdas de mí?.

-Sí que me acuerdo. Me acuerdo de tu tortazo cuando te puse los cuernos. Lo que pasa es que borré tu número porque miraba tu perfil a menudo, y quería olvidarme de ti. Y lo estoy haciendo.-explicó.

-Sólo quería decirte que tengo móvil nuevo y he estado agregando a los contactos que tenía en el antiguo móvil. Pues yo te sigo queriendo Álvaro, y lo sabes. Lucía te dijo que he estado fatal por lo que me hiciste, y si estoy sufriendo es porque estuve enamorada de ti.-le ‘’dije’’.

-Entonces…¿me quieres?-preguntó Álvaro.

-Claro que sí cariño.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!