Días más tarde, llegó la clase de ATU.

Diego ya tenía el guión escrito y empezamos a escoger los personajes:

-¿Hay protagonistas en la película?- preguntó Emily a Diego.

-Sí. Se llaman Leire y Erik. Trata de que Leire esconde un dato suyo del pasado y es que su madre ha muerto. Es nueva en un instituto y conoce a un chico que le ha ocurrido lo mismo. Al principio se llevan mal pero luego empiezan a llevarse bien, luego a ser amigos y acaban juntos. Y bueno pasan más cosas.- explicó Diego.

-¿Desde cuándo escribes historias de amor Diego?- pregunté.

-Es sólo un guión, Sandra- me respondió Álvaro en vez de que me respondiese Diego.

-¿Y? Pero los chicos prefieren las películas de acción, ciencia ficción, comedia, miedo, etc.- dije.

-Da igual Sandra. Encima que a las chicas les encanta las películas de amor ,mira cómo reaccionas. Es que eres una rara.

Emily se metió en la discusión:

-Ya está Álvaro.- le paró.

-Claro-dije, me levanté de la silla y me puse enfrente de él:- Y me lo vienes a decir tú que tienes a todas las chicas loquitas. Perdón, a casi todas. Yo me excluyo.

-Oye chicos ¡parad ya!- ordenó Emily:- Sandra, ¿tienes un problema con el guión que ha escrito Diego?.

-No.-negué.

-¿Y tú Álvaro?

-Tampoco.

-Pues ya está. Vamos a elegir los personajes.

-Sandra- me dijo Diego:- Te pegaría Leire. Eres de su tipo y creo que podrías actuar muy bien.

¡Bien! Tengo el papel principal J :

-Y tú Álvaro, eres Erik-dijo Diego.

¡Joder! ¡¿En serio!? Soy la protagonista y tengo que trabajar con él. ¡Vaya mierda!

Y mira que le dije a Diego que no quería trabajar con él actuando. Mira que cuando el niño quiere, es tonto:

-Y no os quejéis. La profe me mandó a que os pusiese de protagonistas. Además ya es hora de que haya un poco de paz aquí ¿no?.

Bueno, por una parte estoy de acuerdo con Diego, pero por otra… NO:

-Vale. Está bien.- resoplé.

-Lo que llevas puesto pegaría para el personaje- me comentó Emily.

Tan sólo llevaba una coleta, un jersey rosa con un pañuelo negro, unos pantalones cortos negros con unas medias negras y unas botas militares negras:

-¿Tú crees?- pregunté.

-Sí. El próximo día lleva esa ropa, métela en la taquilla y en esta hora te cambias. Hoy ensayaremos y después grabaremos…¿no?-dijo Emily.

-Sí. Gracias por hacer mi trabajo ¿eh?- dijo Diego en sarcasmo.

-¡De nada Dieguete!- dijo Emily y le guiñó un ojo.

Nos pusimos a ensayar la primera escena de la película.  Sólo salgo yo en el que explico mi personaje y su pasado.

Álvaro todavía no sale hasta la segunda o tercera escena pero no tengo ganas de trabajar con él. Eso lo tengo muy claro.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!