*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

Al oír mi nombre me sentía tan feliz. ¡He ganado!, ¡bien!.

Corrí hacia el escenario y podía, a pesar de que llevaba tacones. Cogí el diploma, me saqué una foto con el jurado. Después de la foto, fui directa hacia Álvaro. Lo abracé tan fuerte que me cogió de la cintura y me levantó poniéndome a su altura:

-¡Praga nos espera!-exclamó Álvaro.

-¡Sí! Nos está esperando para que vayamos mañana.

Los ganadores se bajaron del escenario y se fueron con sus respectivos padres. Los padres de Álvaro se acercaron. Seguramente iban a felicitar a su hijo. Es una pena que mi madre no haya podido venir; tenía demasiado trabajo en su tienda:

-Felicidades chicos. Espero que os vaya muy bien en Praga. Y que se lo pasen bien-nos dijo su madre y luego se acercó a su hijo. Me fijé en que Álvaro es mucho más alto que su madre:-Estoy muy orgullosa de ti hijo.

Álvaro abrazó a su madre. ¡Nunca había visto una escena así!:

-Sandra, ¿podemos hablar un momento a solas?-preguntó Norma.

Norma me asustó un poco, porque su voz era un poco seria. La verdad es que estaba nerviosa porque no me gusta tener ''problemas'' con adultos, y menos con mi ''ex suegra''.

Norma y yo salimos del ayuntamiento y nos sentamos en un banco que estaba enfrente de ese sitio:

-Verás Sandra. Cuando te conocí en la boda de mi hija me caíste bastante bien. Es más, aunque no te conocía mucho, para mí eras como una hija, sabiendo que eras la novia de mi hijo. ¿Podría saber por qué lo vuestro se ha acabado? Es que me he enterado de que mi hijo está con otra chica...Carla se llama ¿no? ¿Tú la conoces?.

-Sí, la conozco-le respondí:-Mire, su hijo ha sido la única persona de la cual, me enamoré por primera vez. Han pasado cosas un pcoo fuertes, y no sé si me quiero arriesgar a contárselo todo. No es por usted, tranquila, sino por su reacción.

-Cuéntame Sandra. Te prometo que no se lo contaré a nadie. Ni siquiera a mi marido.

-¿Me lo promete Norma?.

-Te lo prometo. Y por favor, llámame de tú, no de usted.

-Lo siento, es por educación.

-No te preocupes cariño. Me gusta que seas tan educada.

-Días más tarde después de la boda de tu hija, estaba en los baños del instituto duchándome. Esa chica Carla, me pidió que le cuidase la mochila porque iba a salir un momento a hablar con la profesora de Educación Física. Se oyó el pitido de su móvil y mi mejor amiga lo cogió y lo desbloqueó. Ella la odia muchísimo y por esa razón hizo eso. Vimos que Diana, la mejor amiga de Carla le envió un vídeo. Lo vimos y estaban Carla y Álvaro besándose. Se me rompió el corazón porque yo quería muchísimo a tu hijo.

A Norma se le pusieron los ojos como platos:

-¡Dios mío! ¡No puede ser! Álvaro no sería capaz de hacer esa semejante cosa...

-Norma, no he acabado de hablar-le interrumpí. Intenté tranquilizar la situación:-Ese mismo día le metí un tortazo a tu hijo. Lo siento, pero estaba bastante decepcionada.

-¿Qué hiciste qué? ¡Sandra, jamás te perdonaría eso!.

-¡Norma por favor! No he acabado de hablar. Entiende que somos adolescentes y que cometemos errores constantemente-le interrumpí por segunda vez:-Rompimos y estuvimos varios días guardándonos rencor. Me olvidé de él, y empecé a salir con otro chico. Se llama David. A la vez que estaba saliendo con David, alguien habló con Álvaro y se hizo pasar por mí. He aquí la conversación que tuvieron.

Puse la captura de pantalla de la conversación que tuvieron Carla y Álvaro. Se la enseñé a Norma para que la leyese:

-Pero...tú no le dijiste esas cosas a mi hijo a la vez que estabas con el otro chico ¿no?.

-Claro que no. Jamás haría eso. Es muy doloroso. Todo el mundo pensó que era yo,incluso mis mejores amigas y David, pero mi mejor amigo descubrió que ésa no era yo. Esa persona, o sea, ''yo'' dijo que había cambiado de móvil. Y no lo he cambiado. Mi iPhone 4 lleva dos años. Todos mis amigos me pidieron perdón por no creerme. Y entonces, durante este tiempo, recibía notitas anónimas en las cuales, me daban pistas para que descubriese a la persona que se hizo pasar por mí.

-¿Y sabes quién es la persona que se hizo pasar por ti?.

-Es Carla-respondí:-Esa chica es más mala que mierda gato. No sólo se hizo pasar por mí, que como consecuencia, dejé de hablarme con tu hijo pero éste me pidió perdón, por no creerme, y me pidió que fuésemos amigos, y le dije que sí, que ningún problema. También le añadió droga en la bebida a Álvaro y por eso él se besó con ella. Si a Álvaro no le hubiesen drogado en la verbena de Igueste, seguiría con él y nada de esto habría pasado.

-¡No puede ser! ¡Esa cerda ha drogado a mi hijo! ¿Y Álvaro sabe que su novia es una zorra?.

-No. Todo lo que te acabo de contar no lo sabe él. Si se lo digo, no me creerá, y para que lo haga, necesito pruebas, que todavía no las he conseguido. Seguramente esa chica tendrá embrujada a Álvaro.

-¡Dios mío! No me puedo creer que mi hijo se haya podido fijar en una chica como esa. Es que tú y ella...¡son completamente diferentes!.

-Pues sí-afirmé:-Porque yo jamás sería como esa chica. Lo que hizo es imperdonable.

-Y dime Sandra, ¿cómo te enteraste de todo eso?.

-Yo me enteré de una parte de la verdad por Celeste, una amiga mía. Ella me reveló quién era la persona que me enviaba las notitas.

-Y es...

-David. Cuando me enteré de que era mi novio, que lo era en ese momento, se me cayó el mundo encima.

-¡Ah! ¿Ya no estás con él?.

-No, Norma. Luego le cuento, ahora le sigo contando lo de antes. Pues, cuando Celeste me dijo que David era el de las notitas, quedé con él y me lo reveló todo. Y le dejé porque me había engañado durante mucho tiempo, él mismo podía haberme contado la verdad desde un principio sin armar el follón de las notitas.

-Pero tendrá sus razones...

-Y me las dio, pero para mí son excusas. Álvaro sabe que yo le dejé a David, pero no sabe las razones, porque está relacionado con lo que le estoy ocultando.

-¿Sabes Sandra? Ojalá Álvaro dejase a esa chica y volviese contigo. Eres un buen partido para él...¡Ah! Esto...-me dijo, abrió su bolso y sacó una pequeña cajita envuelta de papel de regalo. Era un pequeño regalo:-Esto es para ti...para agradecerte todo lo que has hecho por mi hijo y...por ser buena nuera.

-Señora, yo...no puedo aceptarlo.

-Toma-me insistió:-Ábrelo.

Abrí el regalo y...¡era unas argollas pequeñas doradas! ¡Eran preciosas!:

-Muchas gracias Norma. Me encantan, son preciosos.

-De nada Sandra.

-Mañana los extrenaré Norma. En serio, muchas gracias. Nunca he conocido a una suegra como usted...quiero decir...como tú.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!