Pasaron días y llegó el mejor día de las vacaciones: el día de Reyes.

Me han regalado tantas cosas: ropa, otra colonia de Avril Lavigne, un disco de ella, cosas para decorar mi habitación,…

El día 5 y 6 lo pasé con mi padre y con su familia y luego, el día 6, él me dejó a las 8 en casa de mi madre para que abriese los regalos con ella.

Minutos más tarde, se oyó el timbre de mi casa. Mi madre abrió la puerta y no vio a nadie, sólo encontró un paquete en el suelo con una nota:

-¡Sandra!-me llamó:-Hay un paquete para ti.

Mi madre me lo dio y vi la nota del paquete:

‘’Tu regalo de reyes. Espero que sepas quién soy.’’

Abrí el paquete y era un marco con una foto…

Adivinen quiénes salían en la foto: yo y…Celeste.

Era una foto de hace años, cuando estábamos en cuarto de Primaria. Fue en su casa, que mis padres y yo fuimos a su casa a merendar. Recuerdo que su madre estaba ansiosa de sacarnos una foto, y al final nos la sacamos.

Teníamos la boca manchada de nutella, pero a pesar de eso, nuestras sonrisas eran lo que llamaban más la atención de la foto. Y nuestra amistad también.

Luego, miré dentro del paquete y vi otra nota:

‘’Esta persona está deseando que la perdones. P.D: El nombre de la persona que se hizo pasar por ti empieza por C’’.

Pero…¿cómo puede saber lo que ha ocurrido entre Celeste y yo?. Es que es tan misterioso…

Y sí, estoy segura de que es Celeste. Coincide en todas las pistas: sale en el vídeo, es una chica y su nombre empieza por C.

‘’Esta persona está deseando que la perdones’’, ya claro, como si fuese tan tonta de creérmelo ¿no?, Celeste me ha separado de Álvaro en el colegio por lo que lo puede hacer otra vez.

Y no me molesta que esa persona me haya separado de Álvaro, me molesta que se haya metido en mi vida, por lo que Celeste recibirá un día una de mis peores broncas…

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!