0

2.3M 127K 86.6K
                                    

Recuerdo cuando lo encontré.

Estaba tendido en el suelo de mi patio, herido, débil y cubierto de sangre.

Llevaba unos pantalones negros, viejos y rotos. Tenía una salvaje y húmeda mata de cabello oscuro. No usaba zapatos. Las plantas de sus pies tenían ampollas. Estaba desnudo de la cintura para arriba y sus pálidos hombros brillaban en sudor mientras temblaba.

Cada fibra de su cuerpo parecía tensarse de dolor.

Lo veías y te causaba cierto temor. No había nada de normal en él. Nada que causara empatía. Incluso emanaba un olor fétido. Pero, a decir verdad, al mismo tiempo había algo muy intrigante en su situación.

Había algo misterioso en la semejanza con un animal herido, vulnerable e inmovilizado por su propia debilidad.

Había algo especial en la curiosa familiaridad que me inspiró.

Había algo en él.

En su presencia.

E incluso en su nombre cuando lo pronunció.

Pero:

¿Era una víctima?

¿O era él quien había hecho algo muy malo?

Supongo que ya era muy tarde cuando lo descubrimos...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora