Extra #2

541K 55.8K 294K
                                    

*Por favorcito lean la nota al final porque les tengo un ANUNCIO MUY IMPORTANTE Y URGENTE.

Extra #2

Ax y Nolan

(Sucesos ubicados semanas después de la fiesta de Eleanor y antes de que Mack y Ax pelearan, esos días en los que él estaba muy distante con ella).


Era una tarde algo fría, y Nolan iba a entrar en la casita de la piscina de la mansión Cavalier.

Solo que, justo antes, Mack salió por la puerta con rapidez y la cerró tras de sí con fuerza.

—No puedo, de verdad que no sé qué demonios le pasa —se quejó ella.

A Nolan le tomó un microsegundo detectar todas sus emociones tan solo por la forma en la que había dicho eso y sobre todo por su expresión: afligida, un poco molesta y casi a punto de llorar de frustración. Dios santo, solo se había ido dos horas a que su madre viera que él no se había fugado con ningún tipo de la misma forma que lo había hecho su padre, ¿y ya había un caos? ¡¿Todo dependía de él o qué?!

—Pero ¿qué sucedió, mujer? —preguntó, perdido.

—Quise sentarme con Ax a ver la televisión, ¿y sabes qué me dijo? —soltó Mack, algo exasperada—. Dijo: "No. Solo" con una voz de "lárgate de aquí". Le pregunté por qué, y solo repitió: "solo".

—Uh —fue lo que Nolan pudo emitir.

Mack apretó los labios y negó con la cabeza mientras miraba hacia otro lado, frustrada.

—Desde la fiesta y el beso... No lo sé... Me odia.

—Ax no te odia —suspiró Nolan, intentando calmarla.

Eso no disminuyó su aflicción.

—¿Entonces por qué hace estas cosas ahora? ¿Por qué ya no quiere que yo esté cerca? ¿Por qué ya no quiere hacer las mismas cosas que hacíamos antes? Todo fue tan de repente, tan raro.

Nolan no supo qué decir ante todas esas preguntas, aunque buscó las buenas respuestas que un mejor amigo daría.

—Mira, si supiéramos por qué Ax hace cualquier cosa que hace... —fue lo que salió de su boca—. pero...

Lo dejó en el aire porque la verdad era que no, no entendían ni el diez por ciento de lo que era Ax o lo que hacía o lo que podía estar pensando.

—Es que antes no era así —suspiró Mack, mucho más frustrada—. Hasta... me seguía a todas partes.

—Ay, ¿es que extrañas a tu perrito?

—¡No es un perro! —bufó ella, dedicándole una mirada asesina—. ¡Y estoy hablando en serio, pero tú tampoco lo entiendes!

—Mack...

—Solo déjame —se hartó, y trató de sonar molesta, pero sonó muy dolida—: Quiero estar sola un rato.

Sin darle oportunidad a Nolan de decir algo, se fue, atravesando el patio rumbo a la mansión.

Nolan quedó en el aire por un momento mirando hacia donde se iba. Cuando Mack decía que quería estar sola, no debía estar sola porque lo que necesitaba era descargarse, pero ya habían pasado unas cuantas semanas y la situación no cambiaba ni cesaba, así que decidió no seguirla y entrar a la casita de la piscina, al núcleo del problema en el que obviamente ya se debía meter.

Encontró a Ax sentado en el suelo, frente a la televisión, quieto como un maniquí que solo podía parpadear y vestir un jean. Lo que lo tenía tan atrapado era que estaba viendo nada más ni nada menos que un capítulo de la serie juvenil Gossip Girl, esa llena de adolescentes con dramas intensos. A Nolan le pareció muy gracioso porque Mack y él ya se habían dado cuenta de que lo que más le gustaba a Ax en la programación eran los programas dramáticos. No de acción, no de terror, sino de drama, romance y tragedia, cosa extraña porque, bueno, él se veía intimidante y oscuro. Pero era todo un fan de los dramas, qué inesperado.

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora