49

78.7K 9.2K 5.1K
                                    

(continuación de los recuerdos...)


MACK

Tras las preguntas de la chica número dos, Godric Cavalier se detuvo en seco en el último escalón del piso inferior del laboratorio. 

Sudaba mucho. Estaba agitado por haber corrido y asustado por lo que Jael haría en cualquier momento tras enterarse de la muerte de su hijo.

Así que durante un instante no pudo creer lo que estaba oyendo.

Pero su caos mental se disipó un poco para permitirle entender que sí, que después de tanto tiempo la chica ya sabía sobre el gas. Ella había logrado ver la verdad en su mente.

Solo que ya ni valía la pena preguntar cómo o cuándo.

—No te lo dije porque eras muy pequeña, así que acordé conmigo mismo que te lo confesaría cuando fueras lo suficientemente adulta como para decidir por ti misma no usarlo —le respondió él con sinceridad.

—No lo habría usado ni siquiera en ese momento, así que solo no confiaste en mí —replicó ella, furiosa. O más bien tan destrozada que el rastro de todo lo que había llorado se notaba en sus ojos hinchados. Pero ya no había llanto, solo la ira del dolor emocional.

Godric negó con la cabeza mientras avanzaba.

—Claro que confié en ti, por eso te elegí para que tomaras el lugar del número uno y...

—¡Tomar su lugar no servirá de nada! —lo interrumpió la chica en un arrebato—. ¡Y juro que si hubiera sabido antes sobre ese gas te habría evitado tantos años de inservibles experimentos!

Godric se sobresaltó ante el grito. Tenía los nervios a mil y solo quería que las cosas no empeoraran más.

—No, lo que estás pensando no es cierto —le aseguro él en un intento de calmarla—. Todo este tiempo trabajamos sobre la teoría de que si el número uno queda sin poderes, su sangre ya no servirá para abrir la caja.

—¡Tu teoría es una maldita fantasía! —refutó la chica. Para ella, Godric había perdido toda credibilidad, y se lo estaba demostrando—. ¡Es lo que has hecho todos estos años, armar fantasías frente a mí! ¡Pero estoy segura de que sabes muy bien que la única forma de que no se use su sangre es que él muera! ¡Siempre lo has sabido!

—¡Estás dejándote llevar por el impacto de la verdad tal y como le pasó a Jael! —Godric se desestabilizó por un momento debido a la frustración que siempre le había causado ese recuerdo. Sus cejas arqueadas, su ropa sudada y el gesto de alteración que hizo con las manos, lo hicieron parecer al borde del derrumbe—. ¡Sé que existe la posibilidad de que cuando le quites sus poderes él sobreviva por su parte humana! ¡No es una posibilidad tan grande, pero existe y eso fue lo que me bastó para intentarlo!

—¡Todos tus intentos serán inútiles! —gritó la chica a pesar de que él seguía negando con la cabeza—. ¡Si yo no logro trasladar sus poderes, todos vamos a morir por falta de energía! ¡Y si lo logro, solo tomaré su lugar y la necesidad de abrir la caja será algo que no podré controlar! ¡Simplemente me convertiré en él! ¡¿Y luego quién va a desactivarme a mí?! ¡Será un maldito bucle hasta que no quede ninguno o se logre liberar el gas! —lo siguiente lo añadió con una lentitud que solo enfatizó el profundo y doloroso resentimiento que había nacido en su alma—: Pasaste todos estos años probando cosas cuando sabías que la verdadera solución era matarlo.

Godric se giró abruptamente hacia ella. Fue antes de llegar a uno de los paneles del laboratorio al que había tratado de acercarse.

—¡No, ya basta! —También alzó la voz como si todas esas palabras estuvieran alzándose sobre sus creencias y con eso quisiera callarlas—. ¡No es así como debe ser! ¡He trabajado todo este tiempo para evitar eso! ¡Mi idea es que lo inhabilites y que todos puedan sobrevivir!

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora