40

92.8K 10.5K 19.1K
                                    


La confesión del que creyó no poder sentir nada


NOLAN


—Sí, soy un idiota como acabas de decir. Uno que no es muy bueno para expresar sentimientos, pero quiero pedirte perdón por todo lo que hice. —Nolan empezó por ahí, cara a cara con Vyd en el nivel de las celdas del laboratorio, al pie de las escaleras—. No quería lastimarte. De hecho, era lo que más deseaba evitar: que sufrieras por alguien que tal vez no puede darte el amor que mereces, y no porque no quiera, sino porque no fue hecho para eso. Así que cuando te rechacé, mi única intención era alejarte de lo incapaz que soy... —Apretó los dientes porque casi no pudo decir su dolorosa verdad, pero se forzó a pronunciar las palabras—: de lo incapaz que soy de querer a alguien. Esta es la verdadera razón por la que actué como actué.

—¿Qué...? —Los ojos amarillos de Vyd, que era lo que siempre se veía por encima del pañuelo con el que ocultaba el resto de su rostro, quedaron muy abiertos ante la confesión.

La luz que llegaba desde las celdas los iluminaba a ambos a medias. Aun así, Nolan se vio distraído unos segundos por esos ojos, porque admitió que jamás los había contemplado así de fijo.

Apartando eso de que podían hacer que una persona visualizara sus peores miedos, eran en realidad tan brillantes que resultaban bastante hipnóticos, porque el color era luminoso, como un cálido pero intenso sol...

Pero volvió a centrarse antes de ser absorbido por los efectos. Luchó contra cualquier distracción y siguió soltando todo:

—Desde el principio me di cuenta de que estabas idealizándome, y sí, tenía la oportunidad de hacerme el perfecto, dejar que te siguieras ilusionando y seguir el juego, pero el problema es que iba a ser solamente eso: un juego, porque así he sido siempre. He estado con chicas y chicos por el simple deseo sexual, y luego los he dejado porque no logro vincularme sentimentalmente. Entonces, pensé que algo así no era justo para ti, en especial porque era evidente tu sueño de vivir un amor romántico ideal. Por eso quise que vieras lo que soy en realidad, que no es para nada un hombre como el de todas esas películas que te gustan, sino más bien... un robot. Porque esa es la realidad: fui creado para un fin, y ni siquiera podré evitarlo. La razón por la que no puedo conectar con alguien es porque jamás podré tener sentimientos propios, ya que están programados.

—N-Nolan... —Vyd seguía pasmado y sin poder completar una frase.

Nolan asumió que era porque lo que decía estaba muy enredado, tal vez porque en serio nunca se había confesado así con nadie. Hasta le latía el corazón muy rápido, porque se sentía como el momento más vulnerable de su vida, en el que además se estaba concentrado mucho en no cagarla con alguna burrada.

—Solo piénsalo de esta forma —agregó el, queriendo dar un ejemplo que lo simplificara todo—: ¿y si hubiéramos empezado una relación, pero de repente Mack se ponía en peligro de muerte y yo solo iba y daba mi vida por ella? ¿Cómo ibas a quedar tú después de que yo tomara esa abrupta decisión sin siquiera poder considerarte? ¿O qué tal si hubiéramos estado juntos, pero yo de repente te hubiera abandonado solo porque percibía que Mack estaba en peligro? Porque soy capaz de hacer todo eso sin pensarlo, ya que de esa forma me hizo Godric Cavalier. Para eso él me creó: para dar mi vida por ella. Entonces, mi vida nunca le pertenecerá a alguien más por más que yo lo desee. Y yo quería salvarte de esto.

Vyd no hallaba qué decir. Solo miraba a Nolan de hito en hito, e incluso parecía estar sufriendo un lío mental ante las declaraciones, porque se reflejaba en la estupefacción de su mirada.

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora