56 - Parte 3

87.6K 8.9K 7.2K
                                    


Nolan inmediatamente apartó la mano de la caja.

El fervor de la gran revelación sobre su existencia fluía como un hormigueo por su cuerpo. Pero lo que en realidad lo ayudó a conectar más los hilos de la verdad fue el hecho de que había tenido la capacidad de ver y oír todo al mismo tiempo cuando estuvo conectado al poder del individuo número tres.

El inmenso conocimiento de cada cosa, lugar, momento y suceso pasado se había quedado en su mente. Ahora él sabía todo sobre absolutamente todos, cada una de las palabras que se habían pronunciado.

Incluso las más importantes:

Las que Godric había dicho. Todas sus explicaciones, todos sus pasos, sus acciones ocultas. Gracias a eso más piezas encajaron, y más capaz fue Nolan de ensamblarlo todo:

—Lo que Godric hizo conmigo resultó ser la solución. —Sus pensamientos salieron de su boca en susurros al mismo tiempo que él los procesaba y les daba sentido—. Pero seguramente no se dio cuenta de esto al principio, porque después de nuestro primer encuentro él todavía no sabía nada sobre el gas. Tuvo que haberse dado cuenta muchísimos años después, luego de que entendió que la chica número dos no era la que podía ayudar al mundo, sino el niño con las moléculas que él consideraba inactivas. Cerca de su muerte, cuando estaba enfermo, fue que entendió que al hacerme el protector a la vez hizo que yo fuera la única salvación. Por eso escondió la caja en el bichito, y lo programó para que llegara a mí y me reconociera, ya que mi necesidad de proteger y traer a Mack de vuelta contrarrestaría la necesidad de abrir la caja. Ahora, al tenerla en mis manos, al tener yo que tomar la decisión de si liberar el gas o no, se crea un poderoso choque entre mi humanidad y el poder oscuro de Ax. Pero como yo no nací siendo un STRANGE y además estoy diseñado para pensar más en la seguridad de Mack que en cualquier otra cosa, mi humanidad y mi amor por ella ganan la batalla.

A Nolan lo inundó un enardecimiento gigantesco, porque todo esto era algo increíble, ¿no? ¡Era magnífico, ya que era una solución! ¡Era la respuesta!

Tras esa emocionante realización su mente fue iluminada por el hermoso brillo de la esperanza, y eso a la vez le dio más consciencia de su entorno...

Allí se dio cuenta.

El brillo de la consciencia no solo acababa de iluminar lo bueno, sino también lo malo, porque de golpe pudo notar detalles que había pasado por alto desde que el individuo número tres había aparecido.

Entonces pudo ver lo otro, y su emoción se puso en pausa.

De hecho, el pasmo y la conmoción desaparecieron de su rostro en un santiamén para dar paso a una expresión de precaución, porque lo que implicaba ese gran descubrimiento sobre sí mismo no era solo el de tener una solución.

Eso de ser el único que podía resistirse a la caja conllevaba a algo más. Algo muy riesgoso:

Que era cierto. Él sí era un gran impedimento para cumplir la misión de los STRANGE. No, ni siquiera un «gran» sino el único que solo podía ser derrotado si él aceptaba abrir la caja por su propia cuenta.

Y no había que ser un genio para entender lo que eso implicaba para alguien cuyo objetivo era liberar el gas, por eso un mal presentimiento le erizó la piel. Sospechó algo. Algo atroz, basado en las palabras del individuo número tres un rato atrás:

«El destino es abrir la caja, pero tú, el error de Godric Cavalier, la piedra que puso en nuestro camino, estás interfiriendo al no aceptar hacerlo».

Lo había llamado «piedra en el camino»...

Lo había llamado «error»...

Le había dicho que nunca tuvo que nacer...

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora