44

48.6K 8.7K 766
                                    


A veces es un salto.

Otras veces puede ser un empujón.

De todas formas, no sabes en dónde caerás. ¿Y eso no debería preocuparte?


NOLAN

Si algo era seguro, es que Nolan Cox no habría accedido por sí solo a meterse en un extraño acceso secreto en una fuente.

Nunca, pero nunca, su sentido común y su natural desconfianza hacia todo lo habrían dejado entrar. De hecho, un Nolan consciente habría pensado al instante:

«Ni loco me meto allí».

Pero es que en ese momento su sentido común fue nublado. De forma inexplicable, de su mente simplemente se despejaron el miedo, la ansiedad y... puff, cualquier otro pensamiento.

Solo... solo desapareció todo. Incluso Vyd. Incluso Mack. E incluso la presencia de la monstruosa creación de Jael en las profundidades de la niebla que lo rodeaba.

Y fue así porque apenas la fuente se dividió para revelar la entrada, ese inusual latido de corazón se escuchó con mayor volúmen.

Pum, pum. Pum, pum.

Entró por sus oídos de una forma aún más atrayente, o mejor dicho, como si lo llamara. Sí, justo de esa forma se sintió, como si cada pálpito lo estuviera invitando, convocando, requiriendo, porque era más importante que todo. Porque debía ser atendido.

Porque debía llegar a él.

–Debo ir... –murmuró Nolan en un tono casi hipnotizado.

Así que, entonces, primero saltó el bichito de metal hacia el interior de la entrada secreta.

Y luego, sin más, saltó él también... 

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora