37

105K 10.7K 11.7K
                                    


Misión iniciada: encontrar la caja oculta de Godric Cavalier.

Hora actual: 02:00 am.

Lugar: la mansión Cavalier.

Peligro al acecho: la monstruosa creación de Jael.

Posible hora de su aparición: impredecible.

Individuos de STRANGE aún con vida: 4.

Estado de Ax: debilitado/inestable.


MACK


—Pues... al parecer está vacía —anunció Nolan con la cabeza inclinada hacia atrás mientras la miraba.

Yo... no estaba segura de si eso era mejor o peor, pero la mansión Cavalier estaba frente a mí.

Otra vez.

De acuerdo, habíamos aterrizado media hora atrás (después de huir de La Organización). Ahora, uniformada y parada junto a los demás ante el majestuoso enrejado de entrada, tragué fuerte y la contemplé también:

Sus enormes ventanas se mostraban oscuras. Ni una luz encendida. La pintura gris seguía intacta, y la estructura seguía siendo imperiosa, una maravilla arquitectónica moderna de varios pisos que invitaba a pensar en las muchas habitaciones y pasillos que conformaban su interior. También, cada metro cuadrado rodeado por altos muros que aseguraban una privacidad misteriosa.

Sí, aún estaban intactos todos los detalles que mi padre había seleccionado para que mi madre construyera.

Pero, por supuesto, eso no significaba que fuera la misma.

Al menos para mí ya no era aquella mansión a la que siempre había llamado «hogar».

¿Tal vez porque ahora podía reconocerla como la cárcel que siempre fue, disfrazada de una honorable casa de "buena familia"?

No lo sé, pero bajo la luz de la luna solo la vi espeluznante, y pensé que ni siquiera necesitaba estar desgastada para que inspirara lo mismo que la casa de una película de terror, esa en la que algo ansioso de muerte esperaba dentro.

—Entremos. —Gesher, liderando al equipo, rompió el silencio de admiración a la estructura en el que todos nos habíamos sumido.

Y sí entendí la orden, solo que durante un segundo no pude mover las piernas. El impacto de estar allí me había dejado paralizada con los ojos bien abiertos y la garganta apretada.

Pero contra todo mi caos interno me forcé a hacerlo.

Atravesamos la gran reja de entrada. Gesher, Dan y el soldado joven que se había ofrecido como voluntario para acompañarnos, avanzaron inspeccionando los alrededores con las técnicas con las que habían sido entrenados.

(Nolan también había aprendido eso, solo que iba un poco más nervioso, aunque decidido).

Pero bueno, todos ellos estaban armados, y como otra opción (por si la situación se ponía fea) les colgaban largos fusiles de la espalda.

En cuanto a Ax y Vyd, iban sin más arma que sus poderes. Sin ningún tipo de formación o protocolo, pero atentos.

Aunque, en realidad, alrededor no había nada ni nadie extraño.

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora