38

106K 11K 14K
                                    


La última oportunidad solo es para el indicado


NOLAN

Por la parte trasera de la mansión salió el equipo conformado por:

Nolan.

Vyd.

El joven soldado.

Y Gesher.

Linternas encendidas. Armas en mano. Atentos. Centrados.

—Primero entraremos al laboratorio de Godric, porque tendría más sentido que la caja misteriosa estuviera escondida allí —les indicó Gesher en una pequeña pausa—. Pero si no encontramos nada, al salir nos dedicaremos a inspeccionar estos jardines.

Todos asintieron y se pusieron en marcha.

A medida que fueron avanzando con sus botas especiales crujiendo cada vez que pisaban la grama, Nolan no pudo creer que de nuevo se encontraba en el lugar que tanto había extrañado. El lugar que no era su casa, pero que sentía que sí porque allí había pasado más tiempo.

Aunque ahora era: el lugar en el que había vivido una vida que ya parecía imposible de retomar.

Pero bueno, sí, de nuevo estaba todo a su alrededor y qué gran golpe de nostalgia:

El amplio jardín...

La piscina...

El camino que daba hacia la casita de esa piscina...

Justo por la casita sintió más añoranza, porque recordaba perfectamente cómo Mack y él habían escondido a Ax allí durante bastante tiempo.

También recordaba las risas mientras veían películas para que Ax aprendiera cosas...

Los miedos por no saber qué rayos era Ax...

Cuando Nolan creía que lo que podía ser era un extraterrestre... (Por cierto, ¿eso habría sido mejor y menos peligroso que ser el rey de la oscuridad?).

Ah, en verdad era algo triste volver a ese sitio solo para tener que irse de nuevo, porque extrañaba mucho los momentos en la mansión, solo haciendo nada con Mack sin muchas preocupaciones.

Incluso extrañaba pelear con Ax para que aceptara ponerse una camisa...

Wow. Ese pasado era el verdadero: «cuando éramos felices y no lo sabíamos...».

O al menos así se sintió.

De todas maneras, el momento nostálgico de Nolan se interrumpió de repente, porque otra vez sus sentidos percibieron ese sonido por debajo de su propia conciencia.

¿Qué rayos era?

Al bajar del avión no lo notó, pero luego al pisar los terrenos de la mansión, sí. Aunque ya sospechaba que todo fue así como cuando llevas rato escuchando algo, pero solo lo procesas de repente.

Ese: "pum, pum; pum pum".

Ahora, mientras iban rumbo a la entrada que daba al laboratorio subterráneo de Godric, otra vez podía escucharlo.

Era tan extraño, porque también era bajo y algo lento, como usualmente lo son los ruidos que vienen de una lejanía. Él se lo había comentado a Mack, y ella había dicho: "¿un latido de corazón?".

Y sí se parecía, pero, ¿en realidad era eso? Su oído lo captaba, pero lo hacía sentir algo confundido...

—¿Ustedes oyen algo? —se atrevió a preguntarle al equipo, dubitativo.

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora